En una caída inaudita para un sólo en día en la bolsa argentina, las acciones se desplomaron este lunes y el índice S&P Merval se derrumbó más de 38%, para terminar en torno a las 27,000 unidades. Todos los papeles del principal indicador de la plaza local terminaron con rojos superiores a 15 por ciento.

Las acciones de la petrolera estatal, YPF, fueron los papeles que mejor soportaron los embistes, con bajas de 16.5 por ciento.

En el podio de las que terminaron con mayor rojo se ubicaron las acciones del sector energético, con Transener a la cabeza, que se desplomó más de 49 por ciento.

"Si vemos los cierres de los ADR la baja en dólares fue aun mayor, como fue el caso de Grupo Financiero Galicia, que registró una pérdida del 56 por ciento. En cuanto al monto negociado en papeles privados tuvimos un record de $ 3.927 millones", dijo Eduardo Fernández, de la casa de bolsa Rava.

"El mercado no se cae, se derrite", decía a una hora de la apertura un operador de la plaza bursátil. La sangría lleva al índice S&P Merval a caer 30% pasado el mediodía y ubicarse por debajo de las 30,000 unidades.

"Los mercados reaccionan mal cuando se dan cuenta de que fueron estafados. El Gobierno los condujo a este estado de cosas con los bonos que emitieron", dijo el lunes Alberto Fernández en una entrevista radial.

La estrepitosa caída de la bolsa, que bien podría decirse que operó en modo catástrofe, ocurre tras el revés del presidente Mauricio Macri en las elecciones primarias del domingo en las que el opositor Alberto Fernández, aliado de Cristina Fernández de Kirchner, se perfiló como favorito en las presidenciales del 27 de octubre.