Tokio. Las empresas de servicios públicos japonesas, se unieron en torno de un futuro nuclear, desafiando la creciente oposición pública después del peor accidente radioactivo en los últimos 25 años.

Este martes, los accionistas de Tokio Electric Power Co (Tepco). votaron en favor de la continuidad del uso de energía nuclear durante la primera reunión anual de la compañía desde que la crisis en su planta nuclear en Fukushima le hiciera perder un aproximado de 36,000 millones de dólares. Accionistas de Kansai Electric Power Co., reforzaron el estatus quo al rechazar una moción para detener los reactores.

Esos votos muestran la dependencia de Japón en la energía nuclear. Accionistas de Tohoku Electric así como otros proveedores de energía locales también se pronunciaron en favor de la continuidad en el uso de la energía nuclear.

Todos en Japón tienen un interés en el futuro energético del país, incluso si no tienen una participación dentro de una compañía , comentó Jeff Kingston, director del programa de Estudios Asiáticos en la Universidad de Temple, en su campus de Tokio. Las empresas tratan desesperadamente de marginar la opinión pública y proseguir con la rutina .

Un grupo de accionistas que ha propuesto una moción para evitar a Tepco el uso de energía nuclear desde hace dos décadas, intentó nuevamente reunir apoyo para retirar la energía nuclear. La propuesta fue rechazada.