Charleston.- El gobernador de Virginia Occidental, Earl Ray Tomblin, declaró este jueves estado de emergencia en cinco condados a causa del derrame de una sustancia química en el río Elk, en Charleston.

Tomblin recomendó a los residentes a que no usen el agua para beber, bañarse o para cocinar, y sólo la usen para el sanitario.

La declaratoria de emergencia abarca cinco condados: Kanawha, Boone, Jackson, Lincoln y Putnam.

Las autoridades no han determinado qué tipo de peligro a la salud de la población causa la sustancia química derramada en el agua.

Los medios periodísticos informaron el jueves que el derrame procede de un tanque de la empresa Freedom Industries que desbordó un área de contención. No se sabe con exactitud cuál es la cantidad derramada. El aire en el área fue saturado con un olor a sustancia química.

El portavoz del Departamento de Protección Ambiental, Tom Aluise, dijo que la sustancia se usa en el proceso de preparación del carbón.

La empresa Freedom Industries no respondió de inmediato una solicitud de declaración.

nlb