Moscú. Debido a que los candidatos preferidos del Kremlin obtuvieron una victoria (aunque sea mínima) en las elecciones de la Asamblea de Moscú, el líder opositor Alexei Navalny se encontraba feliz.

“¡Ganamos! Felicitaciones a todos “, escribió en Telegram. “Estoy dispuesto a caminar por Moscú y besar a todos. Ésta fue la primera experiencia de una acción colectiva enorme”, concluyó Alexei Navalny.

Los diputados pro-Kremlin, aunque controlan 25 escaños de los 45 del Parlamento moscovita, han perdido cerca de un tercio de diputados locales respecto al mandato anterior. En el parlamento saliente, los partidarios del presidente Vladimir Putin controlaban 38 escaños.

Navalny dijo estar emocionado porque los diversos grupos opositores mostraron que cuando dejan de lado sus diferencias pueden lograr serios avances.

Resultado, con reservas

Sin embargo, una vez que el consejo, o la Duma de la ciudad, se ponga a trabajar, “no creo que puedan crear algo como una coalición”, dijo Tatiana Stanovaya, directora de un grupo de expertos llamado R. Politik . “No trabajarán juntos”.

El mes pasado, en una manifestación del Partido Comunista, su líder, Gennady Ziuganov, atacó a los liberales por su supuesta sumisión ante gobiernos extranjeros. Durante el evento aparecieron pancartas con la apariencia de Stalin. Eso no es lo que Navalny y sus aliados desean.