Durante el 2017 la población mundial de desplazados forzosos aumentó 2.9 millones de personas cerrando el año con 68.5 millones de personas frente a 65.6 millones registrados en el 2016.

En su informe “Tendencias Globales: desplazamiento forzado 2017”, la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) precisó que la población desplazada forzada del mundo siguió una vez más en máximos históricos debido a la persecución, los conflictos o la violencia generalizada.

Siria continuó siendo el país con la mayor población de desplazados forzados del mundo. Al concluir el 2017, había 12.6 millones de desplazados forzados sirios, que incluían a 6.3 millones de refugiados, 146,700 solicitantes de asilo y 6.2 millones de desplazados internos. Le siguió Colombia, con 7.9 millones de víctimas del conflicto, la mayoría de ellas desplazados internos (7.7 millones). La República Democrática del Congo ocupó el tercer lugar, con 5.1 millones de congoleños desplazados forzosos, que incluían a 4.4 millones de desplazados internos, 620,800 refugiados y 136,400 solicitantes de asilo.

Asimismo, el 2017 cerró con 40 millones de desplazados internos y con 3.1 millones de solicitudes de asilo.

La población refugiada mundial, incluidos los 5.4 millones de refugiados palestinos bajo el mandato de UNRWA, llegó a 25.4 millones de personas, 2.9 millones de refugiados más que en el 2016.En cuanto a los retornos, en el 2017 regresaron a su país de origen cerca de 667,400 refugiados en comparación de los 552,000 del 2016.

Otra tendencia de crecimiento en el 2017 fue el aumento de refugiados y solicitantes de asilo procedentes del norte de Centroamérica. Creció el número de personas que emprendieron el peligroso viaje hacia el norte para pedir asilo en México y Estados Unidos, al tiempo que los venezolanos seguían saliendo hacia otros países.