Washington. Para construir el muro fronterizo del presidente Trump, el Pentágono desviará 1,500 millones de dólares de varios programas, entre los que se incluyen el desarrollo del próximo misil balístico nuclear intercontinental y un avión de vigilancia que proporciona información a los pilotos de aviones de combate mientras están en el aire, según un documento del Departamento de Defensa obtenido por The Washington Post.

El documento fue obtenido el pasado viernes y su contenido ha enfurecido a los demócratas.

El Pentágono había dicho meses atrás que la desviación presupuestaria afectaría a un programa antidrogas que desarrolla el Departamento de Defensa.

El programa de misiles balísticos Minuteman III, que según la fuerza aérea requieren actualizaciones de su infraestructura terrestre envejecida, será uno de los afectados.

El Pentágono también tiene la intención de desviar algo de dinero de su programa de Sistema de Control y Advertencia Aerotransportado (AWACS, por su sigla en inglés), según el documento. Los aviones AWACS vuelan con un gran conjunto de antenas en el exterior del fuselaje, transmitiendo mensajes a otros aviones para que a su vez ataquen a naves enemigas.

El programa AWACS está “ligeramente retrasado”, lo que permite al Pentágono colocar el dinero en otro lugar, según el documento.

El Departamento de Defensa también desviará dinero originalmente designado para un “experimento de prueba espacial” que involucra a la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa del ejército, según el documento, sin dar más detalles.

El Pentágono también extraerá dinero de dos fondos de “operaciones de contingencia en el extranjero”, dinero que se destina a financiar esfuerzos de guerra.