Las advertencias de hambruna generalizada crecen al mismo tiempo que las fuerzas pro gubernamentales asedian una ciudad oposición celebrada en Siria y la ofensiva del invierno, oscurecen el panorama, de por sí ya sombrío, para conversaciones de paz de las Naciones Unidas espera convocar este mes.

El bloqueo de Madaya,una ciudad de Siria cerca de la frontera con el Líbano, se ha convertido en un tema central para los líderes de la oposición siria que dijeron a un enviado de la ONU esta semana, que no van a participar en conversaciones con el Gobierno hasta que éste y otros asedios se levanten.

Las Naciones Unidas dijo que ha recibido informes creíbles de personas que mueren de hambre en la ciudad. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que sigue la guerra, señalan que los decesos pordrían alcanzar la cifra en 10, mientras que los activistas de la oposición dicen que se cuentan por decenas.

NOTICIA: Número de refugiados en octubre iguala a todo el 2014

Reuters no pudo confirmar de forma independiente los informes.

"Vivíamos de las hojas de los árboles, de las plantas, pero ahora estamos luchando en una tormenta de nieve y no hay más plantas u hojas", dijo Majed Ali, de 28 años, activista de la oposición que habló con Reuters por teléfono desde Madaya.

"Yo era de 114 kilos antes del asedio. Ahora estoy 80."

La Organización de las Naciones Unidas dijo que el gobierno sirio aprobó el acceso y que se estaba preparando una entrega de ayuda "en los próximos días", junto con una entrega a dos aldeas en el noroeste de Siria asediadas por rebeldes.

Los residentes en Madaya, donde la ONU dice que unas 40,000 personas están en riesgo, por su parte se las arreglan con agua con sabor: con especias, limón, sal y vinagre, dijo Abu Hassan Mousa, el jefe de un consejo de oposición en Madaya.

NOTICIA: Al Qaeda en Siria ofrece 3.4 mdd por la cabeza de Assad

Cuando el arroz o la leche en polvo están disponibles, los precios pueden llegar a unos 300 dólares por kilo, dijeron residentes.

Con más de un metro y medio de nieve los muebles, puertas y otros cacharros de madera se queman para calentar los hogares, dijo Ali, activista de la oposición.

"Las negociaciones no tienen sentido; todo el tiempo estamos sitiados, todos los días lo único que estamos esperando una taza de leche para los niños. ¿Con qué vamos a negociar? ¿Con los que ya murieron? dijo.

Meses sin ayuda

Los bloqueos han sido comunes en los casi cinco años de guerra, que ha dejado un saldo de unas 250,000 personas muertas. Las fuerzas gubernamentales han asediado las zonas controladas por los rebeldes cerca de Damasco durante varios años y, recientemente, los grupos rebeldes han bloqueado algunas áreas leales, incluidos los dos pueblos en la provincia de Idlib.

El bloqueo de Madaya comenzó hace seis meses, cuando el ejército sirio y su aliado libanés, Hezbolá, comenzaron una campaña para restablecer el control del presidente Bashar al-Assad sobre las áreas a lo largo de la frontera sirio-libanesa.

En respuesta a las acusaciones de que Hezbolá estaba matando de hambre al pueblo de Madaya, el grupo negó en un comunicado que hubiera habido alguna muerte en la ciudad, y acusó a los líderes rebeldes de evitar que la gente dejara la ciudad.

Además dijeron que los rebeldes en la ciudad han tomado el control de la ayuda, misma que venden a los que la puedan pagar. Los habitantes de Madaya han sido explotados en una campaña de propaganda.

Un comunicado emitido por dos altos funcionarios de la ONU dijo que "casi 42,000 personas que permanecen en Madaya corren el riesgo de sufrir más hambre e inanición".

"La ONU ha recibido informes creíbles de que personas mueren de hambre y son asesinados al intentar salir", dijo.

La entrega de la ayuda a Madaya ha sido aprobada para al-Foua y Kefraya, las dos aldeas chiítas asediadas por los rebeldes en la provincia de Idlib, dijo la ONU.

Todo esto fue previsto como parte de un acuerdo de alto el fuego, el cuál acordado en septiembre, pero la aplicación de las medidas ha vacilado.

NOTICIA: Obama propone recibir a 10,000 refugiados en 2016

La última entrega de ayuda a Madaya, ocurrió en octubre pasado, junto con más entregas similares a las otras aldeas de la región.

Los que proporcionaban la ayuda esperaban el acceso fuera más a la zona tras el acuerdo de alto el fuego bajo supervisión de la ONU.

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña dijo que al menos unos 15 personas, incluyendo niños, habían muerto mientras trataban de huir de Madaya, ya sea asesinados a tiros o por las minas terrestres sembradas para hacer cumplir el bloqueo impuesto por las fuerzas gubernamentales y los combatientes de Hezbolá.

Funcionarios sirios no pudieron ser contactados para hacer comentarios. Las agencias que reparten la ayuda dicen que el acceso a Madaya se solicitó seis veces en el 2015, pero sólo fue proporcionada una vez.

A la espera de respuestas

Una comisión de investigación de la ONU dijo que el asedio ha sido "de una manera despiadada, coordinada y planificada" en Siria, con el firme objetivo de "obligar a una población a rendirse o morir de hambre".

Una parte del asedio ha sido por el grupo,Estado Islámico, en áreas de la ciudad de Deir al-Zor controladas por el gobierno.

Una comisión del Consejo de Seguridad de la ONU estableció el 18 de diciembre una estrategia para las negociaciones de paz y pide a las partes involucradas permitir que los encargados de proveer la ayuda tengan acceso sin obstáculos a lo largo del territorio sirio, especialmente en las zonas asediadas y difíciles de alcanzar.

Un consejo de oposición, recientemente formado para supervisar las negociaciones, ha dicho a un enviado de la ONU, Staffan de Mistura, que esto debería suceder antes de las próximas conversaciones agendadas para el 25 de enero

También le dijeron que antes de las negociaciones, el gobierno de Assad, que cuenta con el apoyo militar de Rusia e Irán, debe detener los bombardeos de las zonas civiles además de liberar a los detenidos de acuerdo con los lineamientos de la resolución.

"Nos parece que no será posible iniciar las negociaciones, mientras que los bombardeos continúen en zonas civiles" dijo Riad Nassan Agha, un miembro del cuerpo de oposición. "También debemos mostrar nuestro pueblo ciertos logros." dijo a Reuters.

"Estamos esperando respuestas del Sr. Di Mistura."

Las fuerzas pro-gubernamentales que rodean la ciudad, a quienes los lugareños señalan como los combatientes de Hezbolá, han ofrecido alimentos a cambio de armas entregadas por los combatientes rebeldes, confesaron los residentes.

Un portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja dijo que esperaban entregar la ayuda tanto en Zabadani y Madaya, y al-Foua y Kefraya en los próximos días.

rarl