San Sebastián. La organización separatista vasca ETA anunció su disolución, en un comunicado que pone fin a la última rebelión armada de Europa occidental tras décadas de violencia que dejó más de 800 muertos.

“ETA quiere informar al pueblo vasco del final de su trayectoria”, afirma la declaración, a la que puso voz el veterano dirigente Josu Ternera, fugado desde el 2002 y presunto responsable de un atentado que causó 11 muertos en 1987.

El documento, también leído en la Fundación Henri Dunant de Ginebra, asegura que la organización “ha desmantelado totalmente el conjunto de sus estructuras” y “da por concluida toda su actividad política”.

No obstante, advierte que sus exmiembros “continuarán con la lucha” por la independencia del país Vasco y Navarra, “cada cual donde lo considere más oportuno”.

Fundada en 1959 bajo la dictadura de Francisco Franco, acusado de reprimir la cultura vasca, a ETA se le adjudican al menos 829 personas muertas en cuatro décadas de violencia por la independencia del país Vasco y Navarra.

Considerada como terrorista por la Unión Europea, ETA asesinó en atentados con bomba o tiros en la nuca a políticos, policías, militares, juristas y civiles; también recurrió a secuestros y extorsiones.

Pero golpeada por las sucesivas operaciones policiales en España y Francia y ante el rechazo mayoritario de la población vasca, renunció en el 2011 a la violencia y en el 2017 aseguró haber entregado sus armas a las autoridades francesas.

El anuncio de la disolución será seguido de una “conferencia internacional” el día de hoy en el País Vasco francés, donde son esperados el exlíder irlandés del Sinn Féin, Gerry Adams, y representantes de partidos vascos, pero ningún delegado de los gobiernos de Madrid o París.

Crímenes sin resolver

Organizaciones de víctimas exigen que ETA asuma sus responsabilidades criminales y ayude a esclarecer 358 asesinatos no dilucidados.

“Éste no es el final de ETA que queríamos (...) debía haber sido diferente”, afirmó Consuelo Ordóñez, presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo y hermana de un político vasco conservador asesinado en 1995, en un evento el miércoles en San Sebastián.

“La desaparición de ETA (...) no reduce ni un ápice la responsabilidad de sus miembros de colaborar en la investigación y el esclarecimiento de los asesinatos cometidos, así como de las extorsiones, amenazas o coacciones a amplios sectores de la población”, abundó en un comunicado el director de Amnistía Internacional en España, Esteban Beltrán.

respuesta de rajoy

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dijo que “haga lo que haga y diga lo que diga” ETA, no va a cambiar la política antiterrorista, va a seguir aplicando la ley en todo momento y la banda terrorista no va a encontrar ningún resquicio para la impunidad de sus crímenes.

Rajoy ha lanzado este mensaje en un acto en un centro de la Guardia Civil en Logroño.

“ETA ha sido derrotada por la acción del Estado de derecho y por la fortaleza de la democracia española. Ésa es la única verdad que resplandece sobre tanta palabrería y comentarios como los que estamos oyendo estos días”, sentenció Rajoy.

Para millones de españoles el fue un día esperado por muchos años.