El Secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, llegó a Moscú para sostener una reunión con su contraparte Serguéi Lavrov. Dos puntos centran la atención de Estados Unidos y Rusia: su relación diplomática bajo el entorno de la supuesta injerencia del país del presidente Vladimir Putin en las elecciones presidenciales de Estados Unidos y, sobre todo, la crisis en Siria.

Tillerson llegó a Moscú con enormes dosis de presión sobre el aliado incondicional de Siria.

Precisamente altos funcionarios de la Casa Blanca acusaron a Rusia de tratar de restar responsabilidad al presidente Bashar al Assad, por un ataque letal con gas contra civiles la semana pasada, que Estados Unidos cree que fue causado por el Gobierno de Damasco, y que provocó la respuesta militar de Washington.

Los funcionarios, que hablaron con periodistas bajo condición de anonimato, dijeron que el Gobierno de Assad perpetró el ataque con armas químicas en Khan Sheikhoun como parte de un esfuerzo por presionar a los rebeldes sirios que estaban realizando avances en la zona.

Las declaraciones de Rusia (al negar la mano siria en el ataque) intentan minar la credibilidad de sus oponentes , dijo uno de los funcionarios de la Casa Blanca.

Estados Unidos lanzó el jueves 59 misiles crucero a una base aérea siria, en respuesta al ataque con armas químicas que provocó la muerte de 87 personas, muchos de ellos niños.

Datos de la inteligencia estadounidense señalan que el agente químico fue lanzado desde un avión sirio Su-22, que despegó de la base Shayrat, según un reporte entregado por la Casa Blanca a periodistas.

Los aviones estaban en la localidad de Khan Sheikhoun 20 minutos antes de que comenzara el ataque y salieron del área poco después, indicó el informe. La inteligencia estadounidense desconoce si Rusia sabía antes del ataque, dijeron los funcionarios.

Además, nuestra información indica que personal históricamente asociado con el programa de armas químicas de Siria estaba en la base aérea de Shayrat a fin de marzo, preparando un inminente ataque en el norte del país, y que estaban presentes el día del ataque , agregó el reporte.

Assad, ¿peor que Hitler?

El vocero de la Casa Blanca Sean Spicer generó controversia al decir que Adolf Hitler no utilizó armas químicas.

Los nazis asesinaron a 6 millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Muchos perecieron en cámaras de gas de los campos de concentración nazis.

Spicer emitió los comentarios en una rueda de prensa de rutina, durante una discusión sobre el ataque con armas químicas en Siria.

Hubo gente tan despreciable como Hitler que no se rebajó a usar armas químicas , dijo Spicer.

Cuando un reportero le preguntó si deseaba aclarar sus comentarios, el portavoz respondió: Creo que cuando hablamos del gas sarín, él (Hitler) no usó el gas contra su propio pueblo en la misma forma en que Assad lo está haciendo . Minutos después, ofreció disculpas.