De cara al encuentro con el vicepresidente Mike Pence y otros funcionarios estadounidenses en la Casa Blanca este martes 10 de septiembre, y ante las declaraciones en Estados Unidos de que se busca pactar un acuerdo de cooperación con el Gobierno de México para frenar el flujo migratorio, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, reiteró que México no es ni aceptará ser tercer país seguro.

“Acabo de escuchar declaraciones del encargado de CBP. Reitero frente a las presiones: México no es ni aceptará ser tercer país seguro, tenemos mandato en ese sentido del presidente de la República y es consenso en el Senado de todas las fuerzas políticas. No lo aceptamos”, escribió Ebrard en su cuenta de Twitter.

Mientras que en un mensaje, el director general de Comunicación Social de la SRE, Roberto Velasco, aseguró que el gobierno de México no ha entablado ni entablará discusiones sobre un acuerdo de tercer país seguro, “pues tanto el presidente como el Senado de la República han manifestado que bajo ninguna circunstancia se aceptara dicho acuerdo bilateral”.

Velasco agregó que “Menos aun en el contexto de una reducción de 60% del flujo de migrantes indocumentados que entran desde México a los Estados Unidos

A pesar de que México logró reducir la migración ilegal en 56% entre junio y agosto, en una rueda de prensa este lunes, el comisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) Mark Morgan, precisó que el gobierno mexicano debe hacer más ante la crisis regional. Sin embargo, reconoció que México ha tomado medidas sin precedentes para frenar el flujo migratorio hacia la frontera con Estados Unidos.

Al ser cuestionado sobre si se busca que México sea tercer país seguro, Mark Morgan indicó que “Estamos extendiendo la mano a México (...) para llegar a un acuerdo de cooperación".

Estados Unidos y Guatemala ya tienen pactado un acuerdo de tercer país seguro pero aún no está finalizado, pero Morgan destacó que hay conversaciones de este tipo con otros países de la región.

El diario La Prensa de Honduras informó este lunes que el gobierno hondureño ya cedió para convertirse en tercer país seguro, para contener a los migrantes de Cuba y Nicaragua.

Detenciones bajaron 22%

Durante el mes de agosto, Morgan informó que el CBP detuvo o consideró inadmisible a un total de 64,006 personas y para julio, ese número fue de 82,055 personas, lo cual representa una disminución de aproximadamente 22 por ciento. Además, el número de detenidos en agosto refleja una disminución de 56% desde el pico de mayo, cuando se registró la cifra de 144,255.

Asimismo, en agosto 50,693 personas fueron detenidas entre los puertos de entrada en la frontera suroeste, en comparación con 71,982 en el mes de julio y 94,904 en junio. En el año fiscal 2018, un total de 396,579 personas fueron detenidas entre los puertos de entrada de la frontera suroeste de Estados Unidos.