Huntsville, Canadá.- Los países del Grupo de los 8 (G-8) y del Grupo de los 20 (G-20), tienen previsto reunirse el fin de semana en Toronto, Canadá, bajo la presión de Estados Unidos, que procurará asegurarse que sus socios europeos no pongan fin a la naciente recuperación económica.

Los países del G-8 y del G-20 deben procurar continuar con las reformas financieras y relanzar el crecimiento económico, dijo el presidente estadounidense, Barack Obama.

Trabajo concertado

"Necesitamos actuar en forma concertada por una simple razón: esta crisis probó, y los hechos continúan demostrándolo, que nuestras economías nacionales están inextricablemente ligadas", agregó el mandatario.

"Y así como los problemas económicos en un lugar pueden rápidamente extenderse a otro, las salvaguardas en cada una de nuestras naciones pueden ayudar a proteger a todos los países", indicó Obama, quien llegó a Canadá fortalecido tras lograr un acuerdo la noche del jueves en el Congreso sobre un proyecto de regulación del sector financiero.

Las declaraciones de Obama tienen lugar un día después de que el mandatario llamara a sus socios a "fortalecer la recuperación", lo que supone una nueva a Europa a " optar por poner en marcha reformas y políticas susceptibles de desembocar en tasas de crecimiento más elevadas en el futuro".

El mundo "no podrá depender de Estados Unidos tanto como en el pasado", advirtió Geithner en momentos en que las cifras de crecimiento de Estados Unidos en el primer trimestre fueron revisadas a la baja.

Europa contra la pared

Los europeos, puestos contra la pared, intentan defenderse y aseguran que las políticas de austeridad por las que optaron Alemania, Gran Bretaña y Francia, no ponen en riesgo la recuperación económica.

Europa está de acuerdo en renunciar a los planes de estímulo lanzados en los momentos más agudos de la crisis, pero lo hará sin "cambios bruscos de un día para el otro", aseguró el jueves frente a la prensa el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso.

Y si Europa reduce sus déficits, lo hará dándole "prioridad a estrategias que favorezcan el crecimiento", aseguró por su parte el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y agregó que "la confianza" es lo que aseguraba el crecimiento en Europa.

Estados Unidos y Europa no tienen divergencias respecto de la estrategia a adoptar para preservar la recuperación económica mundial, afirmó el portavoz del primer ministro británico, David Cameron, en Huntsville.

Déficits, en el centro de atención

Los jefes de Estado y de Gobierno del G-8 abordarán el tema de los déficit públicos, tema que opone fundamentalmente a Obama y a la canciller alemana, Angela Merkel, durante un almuerzo este viernes en Huntsville.

Este asunto estará en el centro de las discusiones del G-20, que reúne a los principales países desarrollados y en desarrollo, el sábado y domingo en Huntsville, 200 km al norte de Toronto (Canadá).