El Gobierno estadounidense añadió el jueves al principal fabricante chino de chips, SMIC, y al gigante petrolero CNOOC a una lista negra de supuestas compañías militares chinas, provocando la condena de Pekín mientras el presidente electo Joe Biden se prepara para asumir el cargo.

El Departamento de Defensa designó a un total de cuatro compañías adicionales como propiedad o bajo control del Ejército chino, incluidas China Construction Technology Co Ltd y China International Engineering Consulting Corp.

La decisión, reportada primero por Reuters el domingo, eleva a 35 la cifra total de firmas en la lista negra. Aunque no genera en principio sanciones, un reciente decreto del presidente Donald Trump impedirá que los inversores estadounidenses compren acciones de estas empresas a partir de fines del próximo año.

En Pekín, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores mostró la oposición de su país a los esfuerzos de Washington contra sus compañías, asegurando que estas decisiones atacan los principios de competencia del mercado.

Estados Unidos debería dejar de abusar de los conceptos de poder y seguridad nacional para suprimir a firmas extranjeras", dijo Hua Chunying en una comparecencia de prensa el viernes.

SMIC dijo en un comunicado que se opone con fuerza a la decisión, que refleja una incomprensión fundamental del Gobierno estadounidenses sobre el uso final de su negocio y su tecnología.

Asimismo, indicó que su inclusión en la lista no le generará un gran impacto. Sus acciones en Hong Kong cerraron con una caída del 5.4% tras reanudar sus operaciones a mediodía tras una suspensión.

CNOOC, conocida formalmente como China National Offshore Oil Corp, dijo estar "impactado y apesadumbrado" por su adición a la lista. La medida se basó en "información falsa e imprecisa", según un comunicado publicado en su sitio web.