El gobierno de Estados Unidos condenó este lunes los bombardeos en el norte de Siria contra hospitales, uno de ellos de Médicos Sin Fronteras, y fustigó una vez más al régimen sirio y a su aliado ruso.

NOTICIA: Posible tregua en Siria despierta esperanzas e interrogantes

El departamento de Estado criticó en un duro comunicado "la brutalidad del régimen de (Bashar Al) Assad" y puso "en duda la voluntad y/o la capacidad de Rusia de contribuir a detenerla".

rarl