BURDEOS, Francia.- La salud de una de las siete personas hospitalizadas en el sudoeste de Francia con síntomas de E.coli parece "agravarse", indicaron el sábado las autoridades sanitarias, en tanto que el fabricante británico de los gérmenes incriminados rechazó esa sospechas.

Por lo menos seis personas que comieron brotes germinados en el mismo festejo, el 8 de junio en el Centro de diversión de niños de Begles, formn parte de unos diez pacientes afectados de diarrea sangrante desde el jueves cerca de Burdeos.

Dos personas se encuentran en reanimación, "una cuyo estado de salud mejora" y "otra que se estaría agravando, aunque no se sabe si su pronóstico vital está comprometido", anunció la Agencia regional de salud.

"Esta persona, una mujer de 78 años, ya se encontraba en estado preocupante" al ingresar al hospital, pero no se sabe si participó en esos festejos, agregó.

Otras personas hospitalizadas en el hospital de Burdeos o en vías de transferencia a ese lugar, entre ellas dos en cuidados intensivos, se encuentran estables.

Por su lado, Thompson & Morgan, suministrador británico de brotes germinados que podrían haber provocado las intoxicaciones, defendió sus productos.

"Durante años, vendimos centenares de miles de paquetes de brotes germinados en Reino Unido y Europa y en especial más de 100.000 en Francia (...) y nunca hubo ningún problema", subrayó el grupo, denunciando la "relación infundada establecida entre las intoxicaciones y el consumo de brotes germinados".