La Habana. La guerrilla ELN acusó al presidente de Colombia, Iván Duque, de acabar con el proceso de paz, al desconocer acuerdos y plantear “condiciones inaceptables” para retomar la mesa de diálogos en Cuba.

“Al desconocer los acuerdos hechos con el Estado y colocar unilateralmente condiciones inaceptables, este gobierno está cerrando esta mesa, acabando el proceso de diálogos y los esfuerzos hechos desde hace varios años por el ELN, la sociedad, el anterior gobierno y la comunidad internacional”, dijo en un comunicado.

El alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, respondió más tarde que el gobierno mantiene la “voluntad” para seguir con las conversaciones para superar medio siglo de conflicto armado, que deja 8 millones de víctimas.

“El gobierno colombiano sigue expresando voluntad de paz, pero con hechos concretos y no con retórica”, dijo a emisoras.

Duque, quien asumió hace un mes, aseguró el sábado que las pláticas que se desarrollaban en Cuba sólo se retomarán si el Ejército de Liberación Nacional (ELN) libera antes a “todos los rehenes”.

El gobernante ató la suerte de las negociaciones iniciadas por su antecesor, el Nobel de la Paz Juan Manuel Santos, no sólo a que el ELN libere a los seis secuestrados de un grupo de nueve que había ofrecido devolver, sino a todas las personas en su poder.

Reconocida oficialmente como la última guerrilla de Colombia, el ELN ofreció liberar por su cuenta, y pese a la falta de acuerdos, a nueve policías, militares y civiles capturados en agosto, al término de los diálogos que mantuvo durante año y medio con Santos.

El miércoles devolvió a tres militares cerca de la frontera con Venezuela.

La guerrilla cuenta actualmente con 1,500 miembros.