Bogotá. El presidente de Colombia, Iván Duque, anunció el día de ayer 6 de junio, que "modernizará" la policía que está bajo la lupa por la represión de protestas sociales desatadas hace un mes y causaron más de 60 muertos.

Lo que comenzó el 28 de abril con una manifestación contra un proyecto para incrementar impuestos que luego fue retirado, terminó en un movimiento de protesta contra el gobierno agravado por la represión de la policía.

El uso excesivo de la fuerza durante las protestas provocó condenas internacionales de las Naciones Unidas, la Unión Europea, y al menos tres integrantes de la policía enfrentan cargos de asesinato.

El Gobierno pedirá al Congreso aprobar la creación de una dirección de derechos humanos en la policía, que solicitará la asistencia técnica necesaria a organismos internacionales, dijo Duque durante una ceremonia de ascensos de oficiales de la policía.

Además, el Ministerio de Defensa expedirá un decreto para modernizar la estructura de la Policía Nacional con el propósito de fortalecer la política de defensa y protección de los derechos humanos, y se aprobará un nuevo estatuto disciplinario que actualizará las faltas y priorizará las investigaciones por violaciones.

El anuncio llega el mismo día que Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llega al país para evaluar la situación en medio del estallido social.

¿Un mea culpa de Duque?