Naciones Unidas, Estados Unidos. Michel Duclos, exembajador francés y, actualmente, asesor especial del Institut Montaige comenta que Estados Unidos cometió una “verdadera irresponsabilidad” al no haber avisado con tiempo a su aliado francés la alianza que formó junto con Reino Unido y Australia respecto a China.

Esta crisis supera la que abrió Australia con Francia al avisarle que los submarinos que tenía contemplado comprarle lo harán finalmente a Estados Unidos.

Michel Duclos, exembajador francés y asesor del Institut Montaigne define como “verdadera irresponsabilidad” lo hecho por el gobierno del presidente Joe Biden.

Duclos señala que esta crisis debe de estar contextualizada en el marco geopolítico de Washington “sobre los equilibrios Índico-Pacífico, por lo tanto, sobre China, privilegiando a ciertos aliados (o vasallos) y excluyendo de manera deliberada a otros”.

Al diplomático le inquieta que la alianza Aukus podría sumar a otros países. “¿Veremos a otros países en la alianza Índico-Pacífico?’”, se pregunta.

La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca fue interpretada por la diplomacia francesa como un “continuador de Trump”, pero con menos tuits, como lo mencionó el ministro de Exteriores Jean-Yves le Drian el pasado 18 de septiembre al canal de televisión France 2. "No cambiaron el software diplomático”, señala Duclos, Biden sería continuador de Obama, “más apurado por actuar”, indica. Y matiza sobre el caso reciente de Afganistán.

Para el también asesor especial del Institu Montaige, la decisión de Biden no solo erosiona la relación con Francia, también debilita el papel de la OTAN.

La crisis con Francia pudo haber sido deliberada para “cubrir la caótica salida de Afganistán", comentan Valérie Niquet, sinóloga y miembro de la Fundación para la investigación estratégica, y Marianne Peron-Doise, investigadora del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas.

Herida tardará en cicatrizar

El fin de la crisis entre Francia y Estados Unidos, por un contrato millonario de submarinos, llevará "tiempo" y requerirá "acciones", dijo el día de ayer el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves Le Drian, a su homólogo estadounidense, Antony Blinken, durante una reunión bilateral en Nueva York.

La reunión entre Le Drian y Blinken, que tuvo lugar en la misión diplomática francesa ante la ONU, en la planta 44 de un edificio de Nueva York, duró aproximadamente una hora y se celebró con la mayor discreción, lejos de micrófonos y cámaras.

Le Drian "aceptó mantener un estrecho contacto con Antony Blinken" para "restablecer la confianza", añadió el comunicado francés sin más detalles.

fausto.pretelin@eleconomista.mx