El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, solo pagó 750 dólares en impuestos federales en 2016, el año en que ganó las elecciones presidenciales, según una investigación del diario The New York Times publicada el domingo sobre más de 20 años de declaraciones de impuestos del mandatario.

"No ha pagado ningún impuesto sobre la renta en diez de los quince años anteriores, en gran parte porque ha informado más pérdidas que ganancias", escribió el diario estadounidense.

El diario afirmó que Trump, que buscará la reelección en noviembre, pagó solo 750 dólares en impuestos sobre la renta federales tanto en 2016 como en 2017, y no los abonó en 10 de los últimos 15 años, pese a recibir 427,4 millones de dólares hasta 2018 por su programa de televisión y otros acuerdos de promociones y licencias.

Trump logró minimizar su declaración de impuestos reportando fuertes pérdidas en su imperio empresarial. The New York Times dijo que el mandatario presentó 47.4 millones de dólares en pérdidas en 2018, pese a reportar ganancias de al menos 434.9 millones de dólares en un informe financiero este año.

El mandatario republicano desmintió rápidamente lo publicado por el diario neoyorquino.

"Son informaciones falsas, totalmente inventadas", afirmó durante una rueda de prensa en la Casa Blanca. "He pagado mucho, y también he pagado muchos impuestos sobre la renta a nivel del estado, el estado de Nueva York cobra muchos impuestos", añadió.

Las declaraciones de impuestos del magnate están en el centro de una batalla legal, ya que Trump siempre se ha negado a publicarlas como suele hacer el presidente de Estados Unidos.

En un comunicado al Times, Alan Garten, un abogado de la Organización Donald Trump, dijo que el mandatario pagó millones de dólares de impuestos personales en la última década, sin valorar el informe específico sobre la declaración de la renta.

El diario dijo que obtuvo los datos de devoluciones de impuestos cubriendo más de dos décadas de Trump y las compañías de su organización empresarial. No tenía información sobre sus devoluciones personales de 2018 o 2019.

Indicó también que Trump está inmerso en una auditoría que dura ya una década con el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) sobre una devolución de 72.9 millones de dólares que solicitó tras declarar grandes pérdidas. Si el IRS dictamina en su contra, podría tener que pagar más de 100 millones de dólares, según el diario.

A diferencia de todos sus predecesores desde la década de 1970, Trump, cuyo grupo familiar no cotiza en bolsa y quien ha hecho de su fortuna un argumento de campaña, se niega a publicar sus declaraciones de impuestos y tiene abierta una batalla legal por evitar que se divulguen.

kg