Beirut. Arabia Saudita anunció el martes que su disputa con Irán no interferiría con las conversaciones de paz sirias, programadas para finales de este mes, lo que indica una relajación de las tensiones que estallaron después de la ejecución de un prominente clérigo chiita.

Kuwait se unió por su parte a la lista de aliados saudíes que cortaron o degradaron sus lazos con Irán, diciendo que se ha retirado a su embajador en Teherán en solidaridad con el reino tras el rompimiento de las relaciones diplomáticas de Arabia Saudita con Irán.

Por su parte, Irán afirmó que Arabia Saudita no puede ocultar su crimen de ejecutar a un destacado clérigo chiita sólo con cortar las relaciones con Irán, afirmó el martes el presidente iraní, mientras los aliados del reino árabe empezaban a limitar sus lazos diplomáticos con Teherán.

La ejecución el fin de semana del jeque Nimr al-Nimr, un clérigo chiita y destacado opositor, en Arabia Saudita, agravó la rivalidad regional entre Riad y Teherán y amenaza con descarrilar los ya frágiles esfuerzos de paz para las guerras en Siria y Yemen.

Rouhani habló sobre la actual crisis diplomática con el ministro danés de Exteriores, Kristian Jensen, de visita en el país, según un comunicado en el sitio web del presidente iraní. El gobierno saudí ha tomado una medida extraña y cortado sus relaciones diplomáticas con la República Islámica de Irán para cubrir sus crímenes de decapitar a un líder religioso en su país , indicó Rouhani. Sin duda, estas acciones no pueden cubrir un crimen tan severo .

La crisis diplomática comenzó el sábado cuando Arabia Saudita ejecutó al clérigo Al Nimr y otras 46 personas condenadas por delitos de terrorismo.

En Irán, los manifestantes atacaron la embajada saudí en Teherán y su consulado en Mashaad. El domingo por la noche, el ministro saudí de Exteriores, Adel al-Jubeir, anunció que el reino cortaría sus relaciones con Irán por los ataques, dando al personal diplomático iraní 48 horas para salir del país.

Kuwait anunció el martes la retirada de su embajador en un comunicado. En la pequeña Kuwait conviven chiitas y sunitas de forma pacífica. El país tiene el sistema político más libre de todo el Golfo Pérsico.

Mientras tanto, la tarde del martes cientos de manifestantes chiitas marcharon en Sitra, al sur de la capital de Bahrein, Manama, por la ejecución de Al-Nimr.