Zdeněk Kubánek, embajador de la República Checa.

El embajador de la República Checa en México, Zdeněk Kubánek, afirmó que con 97 años de relación diplomática se pretende avanzar en el intercambio comercial, así como en desarrollar una cooperación tecnológica e industrial para el beneficio de ambos países.

—¿Por qué República Checa no se incorporó al Pacto de Marrakech?

La República Checa no suscribió el Pacto Global sobre la migración de Marrakech porque consideramos que como cada hombre tiene derecho a migrar, cada país tendría que tener el derecho de decidir a quién quiere recibir. Además, ayudamos a los países de origen de los migrantes, como Siria, a través de programas de la Unión Europea y también en el marco de la cooperación bilateral.

—¿Qué temas integran su agenda bilateral con México?

Mi objetivo es profundizar los lazos en todas las esferas de las relaciones entre México y la República Checa que son tradicionalmente muy amistosas. Busco apoyar ante todo las relaciones comerciales y económicas pues México representa para nosotros un mercado enorme, el comercio bilateral supera los 1,600 millones de dólares y la balanza comercial está equilibrada. Asimismo, quiero promover en general mi país en México, dado que  posee una rica historia y cultura. Sería bueno que los mexicanos visitarán no solamente la capital Praga sino otras regiones y sus joyas. En tercer lugar, hay mucho trabajo en el ámbito consular República Checa atrae cada vez más a mexicanos que vienen a estudiar o trabajar y viceversa, el gobierno checo apoya este tipo de migración. Nuestra economía es capaz de absorberlos y prestar buenas condiciones de trabajo para científicos, ingenieros, artistas y otras profesiones. También va incrementando considerablemente el flujo de turistas checos que cada año vienen a México.

—¿Cuáles son los retos que usted observa en la relación?

La relación bilateral no puede estar mejor. Entre nuestros países no hay ningún tema que no se pueda discutir. Podemos diferir un poco en puntos de vista sobre algunos temas internacionales como la situación en Venezuela, sin embargo, en la mayoría de asuntos estamos de acuerdo. La importancia de México la subrayan recientes visitas de altos representantes de mi país como la del presidente de la Cámara de Diputados, Sr. Radek Vondráček, y en octubre recibimos al Ministro de Relaciones Exteriores Tomáš Petříček. Además del desarrollo satisfactorio de nuestras relaciones políticas y económicas no podemos olvidar la cooperación entre las universidades, intercambios de estudiantes, profesores y científicos. Estamos por firmar un Acuerdo de cooperación en cultura, artes, educación y juventud que ayudará a profundizar nuestras relaciones. El año próximo firmaremos el Memorando de Cooperación con CONACyT. Lo que si me gustaría es que pronto algún alto funcionario mexicano visite mi país ya que eso no ocurre desde hace muchos años.

—¿Qué puede ofrecer República Checa a México y qué considera que México pueda ofrecerle a su país?

La República Checa como un país altamente desarrollado tiene mucho que ofrecer. Somos una economía abierta, 70% del PIB se crea por comercio exterior. Puede ofrecer productos de maquinaria, químicos, productos agroalimentarios, productos para hospitales, armas, aviones etc. Tanto en nuestro país como en México el sector más fuerte de la economía es la industria automotriz. Por ello hay un intercambio de autopartes muy importante. Además, somos unos de los mejores en la creación de software y otras tecnologías de punta. De los productos mexicanos tenemos mucho interés en bebidas y alimentos típicos, pero por supuesto estamos abiertos a otros productos. Apoyamos las negociaciones sobre el nuevo Acuerdo Global entre México y Unión Europea el cual ayudará a ampliar la variedad de productos y aumentar el intercambio.

—¿A futuro hay planes de inversión entre ambos países?

México es actualmente el socio comercial más importante de la República Checa en América Latina y el comercio bilateral va creciendo. Este avance se debe, en gran medida, al marco comercial liberal establecido por el acuerdo global entre Mexico y la Unión Europea.

En este sentido observamos con gran interés también la próxima ratificación del Tratado de libre comercio entre México, Canadá y Estados Unidos (T-MEC), ya que uno de los puntos más destacados en este acuerdo, es el incremento de la obligación de contenido regional en el sector automotriz. Si bien esta medida puede llegar a afectar los fabricantes de automóviles de la Unión Europea y sus actuales cadenas de producción, donde los productores checos están ampliamente representados, también puede impulsar su expansión en México, lo que abre una ventana de oportunidad a inversiones europeas.

—¿Por qué hay interés de cooperar en materia de seguridad y aeroespacial?

La República Checa mantiene un sector de industria militar comparativamente grande con la operación continua de compañías de defensa de larga historia, gran experiencia y conocimientos. Además de la base tradicional de la industria militar de armas pequeñas, vehículos ligeros blindados, aviación y sistemas pasivos de radar, nuevas tendencias como sistemas de alta tecnología, investigación avanzada en materiales y el desarrollo e innovación en soluciones de ciberdefensa han añadido valor al sector.

Por otro lado, en los más de 100 años de vida de la aeronáutica en la República Checa, el país es uno de los pocos que ha logrado reunir las capacidades para participar en la producción aeroespacial en todas sus etapas. La industria aeroespacial local ha logrado un progreso significativo que no puede ser desestimado y que va desde la fabricación básica hasta el ensamblaje final de las aeronaves.

[email protected]