Autoridades detuvieron al hombre sospechoso de los recientes atentados en Nueva York y Nueva Jersey, tras una persecución que culminó en un tiroteo que hirió al sospechoso y dos oficiales.

Los fiscales acusaron a Ahmad Khan Rahami, de 28 años ciudadano naturalizado estadounidense y nacido en Afganistán , de cinco cargos y un intento de asesinato de un agente de la ley. Se espera que las autoridades presenten más cargos por los bombardeos que impactaron en la región de Nueva York el fin de semana.

Fuerzas del orden y funcionarios de la ciudad de Nueva York indicaron el lunes que no creen que Rahami fuera el operador de alguna célula terrorista, y que por el momento no estaban buscando a otros sospechosos activos; sin embargo, mencionaron que las investigaciones continuaban para determinar el motivo del ataque.

También que dijeron que creían que Rahami era el responsable de las explosiones del sábado en la noche; una en Nueva York que hirió a 29 personas, y de otra en Nueva Jersey, en donde un dispositivo fue detonado a lo largo de una ruta programada para una carrera de caridad en Seaside Park, Nueva Jersey. No hubo heridos en ese incidente.

En los tres artefactos explosivos hallados, dos en Nueva York y uno en Nueva Jersey, se utilizó el mismo tipo de teléfono celular como detonador y fueron fabricados con materiales comunes asequibles que pueden ser comprados sin levantar sospechas de agencias judiciales.

Un funcionario judicial federal dijo que los investigadores encontraron evidencia de una olla de presión, un teléfono plegable, piezas pequeñas de acero y residuos del compuesto explosivo de marca Tannerite en los restos de una bomba que explotó la noche del sábado en la ciudad de Nueva York bajo un contenedor de deshechos y que ocasionó heridas a 29 personas. Un segundo artefacto explosivo en una olla de presión con un teléfono celular similar y cables expuestos fue hallado en las cercanías y retirado de manera segura por las autoridades.

Horas antes de la detonación en Nueva York, una bomba fabricada con un tubo con tapones roscados en los extremos explotó en un bote de basura en un poblado costero de Nueva Jersey. El funcionario dijo que en esa bomba también se utilizó un teléfono plegable, junto con una tira de luces navideñas utilizadas probablemente para completar un circuito eléctrico que encendió pólvora encontrada en el interior del artefacto.

Casi cada una de las piezas recuperadas es fácil de conseguir en tiendas de artículos deportivos, minimercados o por Internet. Las instrucciones para fabricar los artefactos explosivos se consiguen simplemente buscando en la web.

Pero aunque las bombas en olla de presión son recomendadas por organizaciones terroristas, su utilización no significa necesariamente que alguien recibió capacitación especializada o que estaba bajo el control de un grupo extranjero.

En la campaña electoral, los candidatos republicanos y demócratas aprovecharon el incidente para criticarse uno al otro. La candidata presidencial demócrata Hillary Clinton dijo que la retórica contra los musulmanes de su oponente Donald Trump fue ofrecer ayuda y consuelo para el Estado Islámico. Por su parte, Trump dijo que los esfuerzos actuales contra el terrorismo son insuficientes en el país y en el extranjero y culpó al presidente Obama y a Clinton. Trump también sugirió que los perfiles puede ser necesarios para contrarrestar la amenaza.