Un deslave en el sur de China que provocó la muerte de dos personas y dejó desaparecidos a más de 70 fue provocado por violaciones a las normas de seguridad en la construcción y no obra de un desastre natural, dijeron autoridades locales, según fueron citadas por un sitio web del Gobierno.

La pesquisa de un equipo en Shenzhen dirigido por el gabinete de China descubrió que el desastre del 20 de diciembre fue por material de desecho de construcción en un vertedero y no por un movimiento geológico natural, según un comunicado publicado la noche del viernes en el sitio web del gabinete.

NOTICIA: Deslizamientos de tierra desaparecen a cientos de chinos

"Los responsables serán castigados severamente de acuerdo con la ley", decía el comunicado.

El desastre, que dejó enterrados 33 edificios en un parque industrial, genera cuestionamientos sobre los estándares de seguridad en la construcción en China y la falta de supervisión que ha llevado a accidentes fatales, un subproducto del acelerado crecimiento del país.

En el parque industrial de Shenzhen todavía hay riesgo de más deslaves en tres zonas y se han llevado profesionales para que examinen el tema, reportó el viernes la agencia de prensa Xinhua, citando a Yang Shengjun, jefe de la Oficina de Vivienda y Desarrollo Urbano-Rural de Shenzhen.

NOTICIA: Desaparecen 60 personas por derrumbe en China

"Además hay ítems químicos peligrosos que deben ser identificados y tratados", dijo Yang, que agregó que no se habían detectado aún contaminación del agua o el aire.

La empresa que gestionaba el vertedero, Shenzhen Yixianglong, fue instada a detener el trabajo cuatro días antes del desastre, dijo el jueves un miembro de un agencia de supervisión designada por el Gobierno.

Previamente, Xinhua reportó que el vertedero se usaba 10 meses después del plazo en el que se suponía habría dejado de recibir desechos.

rarl