Varias decenas de refugiados de un campo de Naciones Unidas instalado en la ciudad de Malakal, en Sudán del Sur, resultaron heridos a raíz de los combates desatados en sus cercanías, anunció este martes la ONU.

Martin Nesirky, portavoz de Naciones Unidas, explicó que "intensos combates" entre fuerzas gubernamentales y rebeldes tenían lugar en Malakal, capital del estado petrolero de Alto Nilo (noreste). Los heridos fueron alcanzados por balas perdidas cuando se encontraban dentro del campo, donde hay unas 20.000 personas refugiadas, agregó.

erp