Cuba, que ha desarrollado sus propios inmunizantes contra el coronavirus, ahora trabaja en un pasaporte sanitario digital para las personas vacunadas, una opción que ya están aplicando otros países y que pronto estará operativa en la Unión Europea.

"La idea es que cualquier cubano pueda tener ese pasaporte digital (con diferentes opciones) en la aplicación en un móvil, enviarlo por correo al interesado o que se pueda ver como una imagen en el teléfono celular", dijo al periódico Granma, Allán Pierra Fuentes, director del Centro de Soporte Tecnológico de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI).

Para este proyecto, que se encuentra en fase de prueba, los creadores analizan diferentes versiones de pasaportes digitales de vacunación existentes en el mundo.

Cuba cuenta con cinco candidatos vacunales de desarrollo propio. Dos de ellos finalizaron sus ensayos clínicos y se encuentran a la espera de la autorización para su uso de emergencia o condicionado, por parte de las autoridades sanitarias del país.

Ante el creciente número contagios registrados en los últimos meses, el gobierno emprendió con esos inmunizantes el 12 de mayo un campaña de vacunación en poblaciones de riesgo, incluso antes de contar con la autorización, dentro de un protocolo conocido como intervención de salud pública.

Según Pierra, el pasaporte digital Covid-19 empleará un código QR con los datos del portador y la firma autorizada, con el reconocimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y emitido por el Ministerio de Salud Pública de Cuba.

Los desarrolladores del pasaporte buscan que el usuario pueda registrarse con sus datos de vacunación en una página web que generará el documento digital.

Su función, según Granma, será "velar por la identificación sanitaria en frontera, brindar la posibilidad a los nacionales de viajar con un pasaporte de vacunación válido" y "a los "extranjeros vacunados en Cuba" la "de regresar a sus países con un pasaporte válido".

Además, servirá para "regular el acceso a lugares de concentración con interés sanitario".

También está previsto crear una billetera para almacenar los pasaportes de las familias, y facilitar los trámites cuando sus miembros viajan juntos.

Las autoridades esperan que el 70% de los 11.2 millones de cubanos, esté vacunado en agosto.

Cuba registró su peor jornada el 15 de mayo pasado a sumar 1,383 contagios en 24 horas, mientras que desde que inició la pandemia acumula 136,628 casos y 912 fallecidos.

En Reino Unido, el proyecto de pasaporte sanitario fue recibido con hostilidad por más de 70 diputados de todo el espectro político, que lo consideran "discriminatorio".

Pero la idea se estudia en varios países, y en algunos ya ha entrado en vigor.

China lanzó en marzo su pasaporte sanitario digital para reactivar viajes internacionales, mientras que Dinamarca dispone del "Coronapas", que certifica un test negativo de menos de 72 horas, una vacunación o una recuperación reciente de Covid-19, para ingresar a algunos lugares públicos.

La Unión Europea también prepara un pase sanitario que implementaría en junio y permitiría reabrir fronteras.