SANA.- Dos atacantes suicidas condujeron un automóvil lleno de explosivos hacia una base del Ejército de Yemen en la provincia sureña de al-Bayda el sábado y la detonación del vehículo acabó con la vida de un soldado, dijo el Ministerio de Defensa sobre un ataque que se atribuyó al Qaeda.

Otro soldado perdió la vida en una de dos explosiones en un edificio de fuerzas de seguridad en la ciudad costera de Mukalla, en el sur del país.

Las autoridades afirman que han realizado varios arrestos.

Militantes vinculados a al Qaeda han explotado la agitación política para fortalecer su posición en Yemen, particularmente en el sur, que también alberga un creciente sentimiento secesionista.

El sur de Yemen se ha visto envuelto en hechos de violencia desde que comenzaron las manifestaciones contra el ex presidente Ali Abdullah Saleh a inicios del 2011, lo que debilitó el ya flojo control del Gobierno central sobre territorios completos del país.

El ataque del sábado en al-Bayda, dirigido contra barracas de las fuerzas de la Guardia Republicana, tuvo lugar sólo días después de que el Ministerio del Interior afirmó que tenía información sobre un plan de al Qaeda para hacer explotar ocho autos en la capital Saná y la ciudad portuaria Adén.

"La explosión fue muy fuerte y tuvo lugar en Dar al-Nasr, que es un sitio militar de la Guardia Republicana", afirmó un sitio web de la oposición.

"Residentes de la ciudad se asustaron por la fuerza de la explosión, que se sintió a más de dos kilómetros y dañó a docenas de casas aledañas y reventó sus ventanas", agregó.

Al Qaeda se atribuyó la responsabilidad del ataque en un mensaje de texto enviado a Reuters y dijo que era en venganza por crímenes cometidos por la Guardia Republicana.

No había forma de verificar que el mensaje de texto fuera realmente de militantes del grupo, pero han usado ese medio para comunicarse con la prensa en el pasado.

Estados Unidos, preocupado por el enraizamiento de al Qaeda en Yemen, respaldó un plan mediado por los acaudalados vecinos del país en el Golfo Pérsico en virtud del cual Saleh le entregó el poder a su vicepresidente el mes pasado y se aseguró la inmunidad legal.

Una bomba suicida detonada en Mukalla el mes pasado coincidió con el juramento como nuevo presidente de Abd-Rabbu Mansour Hadi y también fue dirigida contra la Guardia Republicana, liderada por el hijo de Saleh.

El brazo de al Qaeda en Yemen también se atribuyó la responsabilidad por ese atentado.

El viernes, hombres armados abrieron fuego contra un equipo de seguridad estadounidense que entrenaba a soldados yemeníes en el sur.