Beirut. Bahrein y Sudán se unieron a Arabia Saudita en la ruptura de relaciones diplomáticas con Irán, debido a la peor crisis en tres décadas entre las potencias rivales sunitas y chiitas de la región, creando expresiones mundiales de alarma.

Por su parte, Los Emiratos Árabes Unidos informó a su embajador de Teherán sobre la degradación de las relaciones que hasta ahora se centran solamente en los asuntos comerciales. Dubai es una base importante para muchas empresas iraníes.

Mientras tanto, Rusia ya se ha ofrecido a mediar el conflicto; la ONU envió a un representante de alto nivel para tratar la crisis entre Riad y Teherán, y una creciente lista de naciones ha expresado su preocupación por las consecuencias de la ruptura desencadenas por la ejecución en Arabia Saudita de un prominente clérigo chiita como parte de una ejecución en masa de prisioneros.

Por su parte, Irán ha dicho que Arabia Saudita cometió un error estratégico que podría dividir aun más a la región, afectar la lucha crucial contra el Estado Islámico y los esfuerzos para poner fin a la guerra civil en Siria.

En otros signos de contagio: la violencia sectaria brilló en Irak, la policía se enfrentó con los manifestantes en Bahrein y los mercados financieros cayeron bruscamente.

La nación del Golfo Pérsico de Bahrein un estrecho aliado de Arabia y el hogar de la Quinta Flota de Marina de Estados Unidos ordenó a los diplomáticos iraníes a abandonar el país en las próximas 48 horas.

Sudán anunció que también rompía sus relaciones diplomáticas con Irán, sobre las cuales Irán habían tratado de mejorar en los últimos años para convertirse en un punto de apoyo económico y militar en África.

Las medidas podrían aumentar la presión sobre los otros aliados saudíes de la región para tomar medidas diplomáticas en contra de Irán. Por ahora, las fuerzas de seguridad alrededor de la región estaban en mayor alerta.

Los mercados financieros globales fueron enturbiados por las tensiones de profundización entre los gigantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Las acciones estadounidenses abrieron a la baja y los mercados asiáticos se desplomaron. Los precios del petróleo oscilaron en medio de la incertidumbre.

El Ministerio del Interior iraquí agregó que tres mezquitas sunitas fueron atacadas con bombas durante la noche en una provincia de mayoría chiita al sur de Bagdad, como una señal de las crecientes tensiones.

Aunque las divisiones entre suníes y chiíes se remontan a los inicios del islam por discrepancias sobre el sucesor del profeta Mahoma, esas diferencias no han hecho más que acrecentarse al entrelazarse con política regional, y mientras Irán y Arabia Saudí pugnan por convertirse en la principal potencia de Oriente Medio.