La prohibición de llevar máscara en las manifestaciones, decidida en octubre por el gobierno de Hong Kong para intentar desactivar la movilización prodemocracia, fue considerada este lunes anticonstitucional por la Alta Corte.

"Las restricciones que impone a los derechos fundamentales (...) van más allá de lo que es razonablemente necesario", indicó la jurisdicción, según un resumen de esta resolución que constituye una victoria simbólica para los manifestantes movilizados desde hace cinco meses.

Ante la mayor crisis política en la excolonia británica desde su devolución en 1997 a la soberanía china, las autoridades locales tomaron en octubre la decisión, muy impopular, de prohibir acudir enmascarado a las manifestaciones.

Para ello la jefa del ejecutivo local prochino Carrie Lam, invocó las disposiciones de urgencia (Emergency Ordinance Regulations) que datan de 1922, y que no habían sido aplicadas desde los disturbios de fines de los años 1960.

Para no ser identificados, los manifestantes suelen portar máscaras o caretas, además de gafas de natación o máscaras de gas para protegerse de los gases lacrimógenos.

erp