Washington. El congreso votó el miércoles por abrumadora mayoría a favor de permitirles a las familias de las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 (11-S) demandar a Arabia Saudita bajo acusaciones de que respaldó a los atacantes, dando a Barack Obama la primera anulación de veto de su Presidencia.

Tanto la Cámara de Representantes como el Senado votaron decisivamente a favor de anular el intento del presidente Barack Obama de bloquear la iniciativa de ley. Los demócratas en ambas cámaras abandonaron en masa al presidente, pese a advertencias suyas y de altos funcionarios de seguridad nacional de que la ley podría poner en riesgo intereses, soldados y personal de inteligencia estadounidenses.

La votación en el Senado fue de 97-1. Horas antes la Cámara baja había votado 348-77.

Los legisladores dijeron que su prioridad eran las víctimas y sus familias, no Arabia Saudita.

La Casa Blanca y el Poder Ejecutivo están mucho más interesados en consideraciones diplomáticas , dijo el senador demócrata Chuck Schumer, patrocinador del proyecto de ley. Nosotros estamos mucho más interesados en las familias y la justicia .

En un fórum en Washington el director de la CIA, John Brennan, dijo que le preocupaba cómo Arabia Saudita, un aliado clave de los Estados Unidos en el Oriente Medio, interpretaría la ley. Refirió que los sauditas proveen cantidades significativas de información de inteligencia a Estados Unidos para frustrar ataques terroristas.

Sería una pena absoluta si esta propuesta de ley, en alguna forma, influye en la voluntad saudita de continuar siendo uno de nuestros mejores socios contra el terrorismo , dijo.

Brennan, que visitó a legisladores el miércoles para presentar sus argumentos, hizo notar que existen grandes inversiones sauditas en Estados Unidos. ¿Van a querer dejarlas aquí, donde potencialmente pudieran verse conectadas a algún tipo de fallo judicial que recompense a litigantes? , planteó.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo que la votación era la cosa más vergonzosa que ha hecho el Senado en decenios y una abdicación de su responsabilidad. Acusó a los miembros de la Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado de no entender la propuesta y su impacto sobre las fuerzas armadas.

Obama, durante una reunión con miembros de las fuerzas armadas que fue transmitida por CNN, dijo que consideraba la anulación un error , pero agregó: Entiendo por qué sucedió. Todos nosotros aún llevamos las cicatrices y el dolor del 11-S .

Mi trabajo como comandante en jefe es asegurarme de que estamos mirando hacia el futuro sobre cómo esto afectará a nuestra misión global .

Arabia Saudita reacciona

Arabia Saudita y sus aliados advirtieron que la legislación estadounidense que permite demandar al reino por los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 tendrá repercusiones negativas.

El reino alberga un arsenal de herramientas con las cuales desquitarse, incluida la restricción de contactos oficiales, el retiro de miles de millones de dólares de la economía estadounidense y persuadir a sus aliados cercanos en el Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (CCEAG) de que reduzcan la colaboración antiterrorista, las inversiones y el acceso de Estados Unidos a importantes bases aéreas en la región.

Esto debería ser claro para Estados Unidos y el resto del mundo: cuando un Estado del CCEAG es blanco de una agresión injusta, los otros lo apoyan , dijo Abdulkhaleq Abdullah, un especialista en los emiratos del Golfo Pérsico y profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de los Emiratos Árabes Unidos.

Todos los estados respaldarán a Arabia Saudita en toda forma posible , señaló.

Cuando Arabia Saudita quiso presionar a Qatar para que limitara su apoyo al grupo Hermandad Musulmana en Egipto, encabezó un retiro sin precedente de embajadores árabes del Golfo Pérsico de Doha en el 2014 y, en esencia, aisló dentro del CCEAG a la pequeña nación rica en gas.

Cuando la canciller sueca Margot Wallstrom criticó fuertemente el historial de Arabia Saudita en materia de respeto a los derechos humanos el año pasado, el reino desató una intensa ofensiva diplomática que sacudió la posición de Estocolmo en el mundo árabe y amenazó los intereses comerciales suecos en el Golfo Pérsico. A la larga Suecia se retractó.

El miércoles el Senado y la Cámara de Representantes de Estados Unidos votaron a favor de anular el veto del presidente Barack Obama a una legislación sobre el 11 de septiembre del 2001; los legisladores argumentaron que su prioridad no era Arabia Saudita, sino las víctimas de los ataques terroristas de aquel día fatal y sus familias.

Chas Freeman, exsubsecretario de Defensa de Estados Unidos para asuntos de seguridad internacional y embajador ante Arabia Saudita durante la ofensiva bélica conocida como operación Tormenta del Desierto, dijo que los sauditas podrían responder en formas que ponen en riesgo intereses estratégicos estadounidenses, como la emisión de reglamentos permisivos para sobrevolar entre Europa y Asia y la base aérea de Qatar desde la que las operaciones militares de Estados Unidos en Afganistán, Irak y Siria son dirigidas y respaldadas.

El avinagramiento de las relaciones y la restricción de contactos oficiales que esta legislación inevitablemente produciría también podrían poner en riesgo la cooperación saudita contra el terrorismo antiestadounidense , agregó.