Madrid.- España admitió el domingo que el proceso para cerrar un acuerdo completo de reducción de emisiones contaminantes en la conferencia que la ONU celebrará a fin de año en Cancún (México) está "complicado", pero consideró posible alcanzar consensos "concretos" para evitar el estancamiento de las negociaciones.

"Este proceso está complicado", dijo la ministra española de Medio Ambiente, Elena Espinosa, al cerrar una reunión de responsables de Cooperación de la Unión Europea (UE) y América Latina y el Caribe que discutieron el tema antes de la cumbre birregional que se celebrará el martes en Madrid.

El proceso negociador con vistas a Cancún está "complicado porque yo creo que tenemos que empezar a asumir que posiblemente no lleguemos a tiempo para cerrar todos los elementos de una nueva arquitectura legal", explicó Espinosa.

La ministra llamó en consecuencia a realizar "esfuerzos en acordar como mínimo decisiones que sean concretas" y permitan dar nuevos pasos después de la cumbre del año pasado en Copenhague, considerada por muchos países y defensores del medio ambiente como un fracaso.

Antes del próximo cónclave, que se celebrará del 29 de noviembre al 10 de diciembre en Cancún, será posible "avanzar en la resolución de los temas pendientes en áreas fundamentales como la adaptación, la reducción de emisiones por deforestación, la innovación, la tecnología, el seguimiento de la verificación de las sanciones y de la financiación", prosiguió Espinosa, cuyo país ejerce la presidencia semestral de la UE.

"En estos temas existen más elementos de consenso para poder trabajar" con vistas a tener una resolución en Cancún, agregó.

"No hay tiempo que perder. Tenemos que aumentos de temperatura, para hacer frente al mayor reto al que se haya enfrentado la humanidad", subrayó.

apr