Asunción.- El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, será sometido a juicio político por su responsabilidad en un choque entre policías y campesinos que dejó 17 muertos.

Lugo dijo que no presentará su renuncia y que se someterá al juicio político, aprobado casi por unanimidad el jueves en el Congreso paraguayo.

A continuación, una breve cronología con los hechos más recientes que desencadenaron el proceso contra el presidente:

15 de junio: Al menos seis policías y once campesinos mueren en un enfrentamiento durante un desalojo de una propiedad rural en el noreste de Paraguay, en una zona fronteriza con Brasil.

El ministro del Interior, Carlos Filizzola, y el comandante de la Policía Nacional, Paulino Rojas, dejan el cargo tras la masacre. El Congreso resuelve conformar una comisión para investigar los hechos y fijar responsabilidades concretas.

16 de junio: Lugo toma juramento al nuevo ministro del Interior, el ex fiscal general Ruben Candia, un hombre vinculado al opositor Partido Colorado, buscando descomprimir la crisis.

20 de junio: Lugo ordena crear una comisión especial investigadora, en la que participaría la Organización de Estados Americanos (OEA), para arrojar luz sobre el enfrentamiento entre policías y campesinos.

El mandatario confirma además en el cargo al ministro del Interior, lo que desata la ira de sus aliados del Partido Liberal. Los opositores critican su reacción por considerarla tibia.

21 de junio: La Cámara de Diputados de Paraguay aprueba casi por unanimidad un proceso de juicio político contra Lugo por su responsabilidad en el enfrentamiento entre policías y campesinos.

El presidente dice que no presentará su renuncia y se someterá al juicio porque "no existe ninguna causa valedera ni jurídica ni política" para su salida.

El Senado, encargado de llevar a cabo el juicio, recibe la acusación contra el presidente y convoca a sesión extraordinaria.

Las Fuerzas Armadas aseguran que se mantienen dentro de su función respetando el orden institucional y democrático.

apr