Santiago. Destacando que el foro de la APEC fue un compromiso asumido por Chile hace más de cinco años orientado a incrementar los vínculos de Chile con 20 economías de Asia-Pacífico, el ministro de Relaciones Exteriores Teodoro Ribera explicó las causas y lo que implicará la decisión informada por el presidente Sebastián Piñera de cancelar la cumbre internacional programada para los días 16 y 17 de noviembre, en medio de la crisis social que enfrenta el país.

“Hoy hemos reunido en la mañana a los países de APEC y sus embajadores y le hemos comunicado esta decisión (...) El presidente Piñera ha transmitido a algunos líderes los fundamentos de su decisión”, señaló el secretario de Estado, agregando que el mandatario conversó con el secretario general de la ONU, António Guterres, quien ha pedido que Chile mantenga la presidencia de la cumbre del clima COP25, evento que también fue cancelado y estaba programado entre el 2 y 13 de diciembre.

El canciller descartó que la cancelación de la APEC sea por motivos de seguridad, considerando los hechos de violencia: “La cumbre podía fácilmente garantizar su seguridad, toda vez que lo que se hace en estos casos, en otros países del mundo, es que en una zona determinada de la ciudad uno incrementa la seguridad y, por lo tanto, la cumbre se puede hacer y los líderes casi no perciben algún desorden público”, explicó. Al respecto, el canciller enfatizó lo siguiente: “Era la señal política que el presidente de la República quiso hacer y no destinar los próximos 60 días, 20 días de ellos, a cumbres internacionales”.

“Los daños a la imagen del país no son permanentes”, agregó el canciller. La decisión era políticamente esperada.