Hace nueve años, seis de cada 10 estadounidenses consideraban que era irresponsable que los periódicos publicaran caricaturas del profeta Mahoma contra la sensibilidad de los musulmanes. Hoy, seis de cada 10 están de acuerdo con los diarios que lo hacen.

En otras palabras, los terroristas que mataron a 11 personas en el periódico satírico parisiense Charlie Hebdo hace un mes no impiden esos cartones; más bien empujan a los medios de comunicación a la publicación de esas caricaturas.

Además de propiciar que otras publicaciones difundan este tipo de imágenes que los ofenden, al considerar la motivación de los ataques, una nueva encuesta de Pew Research Center muestra que los estadounidenses que han estado siguiendo el asunto aprueban con claridad las caricaturas que ridiculizan al profeta Mahoma: 60% a favor por 28% en contra.

No puede haber comparación directa con un sondeo anterior sobre la misma pregunta, pero que 32 puntos porcentuales rebasen a favor a los que se oponen a la publicación de una caricaturización denota un cambio de opinión frente a los datos de una encuesta similar realizada hace ocho años.

Como se publicó hace un mes, una encuesta a estadounidenses de CNN/Gallup de febrero de 2006 mostró números invertidos. Más estadounidenses pensaban entonces que los periódicos europeos que publicaban esas imágenes estaban actuando irresponsablemente (61%) que los que consideraban que responsable hacerlo (29 por ciento).

Los terroristas que mataron a 11 personas en el periódico satírico parisiense Charlie Hebdo hace un mes no impiden los cartones; más bien empujan a los medios de comunicación a la publicación de esas caricaturas .

Ciertamente, aunque las preguntas son similares, no es igual preguntar si se es responsable que indagar si está bien .

La encuesta de CNN/Gallup hizo otra pregunta para buscar conocer una perspectiva más amplia, cuestionando si los periódicos tienen la obligación de publicar este tipo de imágenes que algunas religiones encuentran objetables. Encontró que 57% dijo que sí y 33% no estuvo de acuerdo.

Vale aclarar que esta pregunta no se hizo en el contexto particular del caso Charlie Hebdo o a los radicales musulmanes.

Otras encuestas realizadas hace un decenio muestran que si los estadounidenses podrían haber sido vacilantes acerca de la publicación de este tipo de cartones irónicos, también reconocían que el terrorismo fundamentando en la fe musulmana ha llegado demasiado lejos, algo que hoy, más que nunca, es incuestionable.

Desde los ataques terroristas en París poco después del comienzo del 2015, varios medios de comunicación estadounidenses han estado debatiendo en sus equipos de redacción si publican la caricatura que Charlie Hebdo divulgó justo antes del ataque terrorista. Muchas publicaciones más pequeñas lo han hecho, y The Washington Post la presentó en su página editorial. La mayoría de los medios informativos, como The New York Times, ha optado por no mostrar la imagen.

Por último, hay que considerar que las opiniones sobre este tema en Estados Unidos parecen estar más a favor de la publicación de las caricaturas críticas que en Francia. Una encuesta reciente mostró que 42% de los franceses dijo que esos dibujos no deben seguir publicándose. Los galos que consideran adecuado que se sigan publicando sumaron 57% de los encuestados.

erp