Islamabad. Aviones no tripulados de la CIA atacaron blancos militantes en Pakistán el domingo por primera vez en un mes, lo que significó que EU ignoró la insistencia del gobierno de Pakistán de poner fin a los ataques como condición para la normalización de las relaciones entre los dos países.

Los ataques con aviones drone, los cuales han enfurecido desde hace mucho tiempo al público paquistaní, mataron a cuatro combatientes vinculados con Al-Qaeda en una escuela de niñas que habían tomado en la zona tribal de Waziristán del Norte, de acuerdo con funcionarios de seguridad.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Pakistán condenó enérgicamente los ataques y advirtió de las consecuencias diplomáticas. Algunos políticos afirmaron que los ataques con aviones drones podrían atrasar las ya difíciles negociaciones sobre la reapertura de las vitales rutas de abastecimiento de la OTAN hacia Afganistán, las cuales Pakistán bloqueó hace cinco meses.

La semana pasada, tras dos días de conversaciones de alto nivel en Islamabad, Pakistán informó a los negociadores de Estados Unidos que no permitiría que los convoyes de la OTAN crucen por su territorio a menos que EU se disculpe incondicionalmente por los ataques aéreos de noviembre que mataron a 24 soldados paquistaníes cerca de la frontera con Afganistán. Aunque la administración de Obama ha expresado su pesar por las muertes, las cuales -indicó- fueron accidentales, el Pentágono afirmó que ambos lados comparten la culpa.