Londres. Boris Johnson, favorito para suceder a Theresa May al frente del Partido Conservador y como primer ministro, moderó su mensaje sobre el Brexit al lanzar su campaña política. Boris ha asegurado que no descarta llegar a un acuerdo con sus socios europeos y que su objetivo “no es llegar a un final sin acuerdo”, sino que sus amenazas de dejar la UE con un portazo “son una estrategia de negociación”.

El exministro de Exteriores ha dicho que un Brexit sin acuerdo “es la última opción sobre la mesa”, pero que “Reino Unido debe lograr un acuerdo de salida mejor que el actual”.

Johnson ha repetido durante las últimas semanas que hay que dejar la UE sin acuerdo el próximo 31 de octubre, cuando expira la segunda prórroga concedida por la UE para que los británicos dejen el bloque europeo. “Un retraso significa derrota, y retraso significa Corbyn”, dijo, en referencia a la posibilidad de unas elecciones anticipadas, que podrían llevar a los laboristas a Downing Street.

La posibilidad de una salida desordenada de la UE aún es una posibilidad, aunque el país no está preparado para tomar esta decisión, según un documento del gobierno citado por Financial Times.

Hábil para sortear preguntas

Boris Johnson esquivó con habilidad todas las preguntas de la prensa, entre ellas si ha consumido drogas (un tema de gran actualidad en Reino Unido) y si se arrepiente del lenguaje ofensivo que ha utilizado en otras ocasiones contra colectivos como las mujeres árabes o incluso los empresarios. “Lo siento si he ofendido a alguien en el pasado, pero una de las razones por las que el público se siente alienado es porque hablamos con un lenguaje burocrático. Mi objetivo es seguir hablando de la forma más directa que pueda”, dijo. También quiso presentarse como el candidato capaz de unir al país en un objetivo común.

Johnson, que ganó dos elecciones consecutivas a la alcaldía de Londres, recordó los éxitos de su gestión. “Para resumir cuál es mi misión en una frase, lo que quiero con su ayuda es hacer para todo el país lo que hice en Londres y acabar con las divisiones”. En toda su comparecencia, Boris afirmó que si llega a Downing Street tendrá un fuerte equipo detrás que le apoye, en un intento por anular las críticas que aseguran que es superficial y con muy poco conocimiento de los temas relevantes.