Un suicida cargado con explosivos mató a más de 90 personas e hirió a otras 222 al inmolarse en medio del ensayo de un desfile militar en la capital de Yemen, Saná, dijo una fuente del Ministerio de Defensa.

El jefe del Estado Mayor y el ministro de Defensa estaban en la ceremonia, pero no resultaron heridos, informó una fuente militar.

Funcionarios sospechaban que el ataque fue ejecutado por un soldado rebelde.

Se trató del ataque terrorista más devastador en Yemen en lo que va del año y se desarrolló mientras militantes vinculados a Al-Qaeda retaban descaradamente al gobierno apoyado por EU de esta nación del Medio Oriente. Los extremistas han tomado territorio en el sur de Yemen, pero hasta ahora sólo había surgido poca violencia en la capital.

Los funcionarios de seguridad y hospitalarios comentaron a The Washington Post que por lo menos 90 personas murieron en la explosión, otras 15 se encuentran en estado crítico y alrededor de 200 víctimas resultaron heridas.

El asaltante era un soldado que participaba en el ensayo que tuvo lugar en la Plaza Al-Sabeen, una zona céntrica cerca del palacio presidencial y de una mezquita gigantesca construida por el expresidente Ali Abdullah Saleh, indicaron funcionarios de seguridad. La gran mayoría de las víctimas era soldado.

Todo pasó tan rápido. Estábamos de pie al final de la calle Sabeen, cuando oímos la explosión y vimos a soldados volar por el aire. Nos dijeron que el asaltante era un soldado que llevaba un cinturón explosivo , dijo el mayor Khaled al-Haimi, un policía de tránsito.

Sangre y restos ensangrentados cubrieron el camino por donde los soldados habían estado formados. Multitudes se reunieron alrededor para curiosear mientras tomaban fotos con sus teléfonos celulares.

Ningún grupo se atribuyó la responsabilidad del ataque. Pero las sospechas recayeron inmediatamente sobre Al-Qaeda. Testigos y autoridades yemeníes afirmaron que el Ministro de Defensa estaba a punto de dar un discurso en la plaza cuando estalló la bomba, lo que sugiere que él pudo haber sido el objetivo principal del atentado. Se cree que está sano y salvo.

Durante el año pasado, los islamistas armados se han apoderado de grandes extensiones de territorio en el sur de Yemen y han aprovechado la inestabilidad política a raíz del levantamiento populista de esta nación.

En respuesta, las fuerzas yemeníes han lanzado una gran ofensiva en contra de los militantes islamistas con la ayuda de instructores, asesores y asaltos de aviones no tripulados estadounidenses.