Tokio.- Un avión Boeing 787 operado por la aerolínea All Nippon Airways Co realizó un aterrizaje de emergencia en Takamatsu, en el oeste de Japón, tras detectarse humo en la cabina, pero las 137 personas que viajaban a bordo de la aeronave fueron evacuadas de manera segura, dijo el miércoles el aeropuerto de Osaka.

La aerolínea japonesa All Nippon Airways Co dijo que dejará en tierra a sus 17 aviones Dreamliner para realizar revisiones de emergencia y sostuvo que realizaría una conferencia de prensa a las 02:30 GMT.

Los instrumentos de medición en el avión 787 indicaron un error de batería y el piloto sintió un olor extraño antes de que se evacuaran a todos los 129 pasajeros y ocho tripulantes a bordo a través de un tobogan de emergencias.

El incidente se da luego de una serie de problemas con la nueva aeronave Dreamliner de Boeing.

El sofisticado nuevo avión, el primero del mundo hecho principalmente con fibra de carbono reforzado, sufrió la semana pasada dos filtraciones de combustible, un incendio en una batería, un problema de conexiones, un error computacional con los frenos y una grieta en una ventana de la cabina.

El vuelo del miércoles con destino al Aeropuerto Haneda, cerca de Tokio, despegó desde el Aeropuerto Yamaguchi en el oeste de Japón poco después de las 8:00 am (23:00 GMT), pero realizó un aterrizaje de emergencia a las 8:45 am, después de que apareció humo en la cabina.

No estaba claro inmediatamente qué causó el humo.

El portavoz de Boeing, Marc Birtel, dijo a Reuters: "Hemos visto los reportes, estamos al tanto de los hechos y estamos trabajando con nuestro cliente".

Japón es el mayor mercado hasta el momento del Dreamliner, donde JAL y su rival local All Nippon Airways Co operan 24 de los 50 Dreamliners entregados hasta la fecha.

El ministro de Transporte de Japón reconoció que la confianza de los pasajeros en el nuevo 787 Dreamliner de Boeing está en riesgo, ya que tanto Japón como Estados Unidos han abierto extensas investigaciones sobre el avión después de una serie de incidentes que han planteado preocupaciones de seguridad.

Las autoridades japonesas dijeron el lunes que investigarían las filtraciones de combustible en un 787 operado por Japan Airlines Co.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos dijo posteriormente que sus agentes analizarían la batería de ion de litio y los cables quemados de un incendio a bordo de otro JAL 787 en el aeropuerto Logan de Boston la semana pasada.