El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el miércoles que las decisiones de poner fin al uso obligatorio de cubrebocas, como las de los gobernadores de Texas y Misisipi, equivalían a un "pensamiento neandertal" dado el creciente número de muertos por la pandemia del coronavirus.

Cuando se le preguntó si tenía un mensaje para Texas y Misisipi, Biden dijo a los periodistas: "creo que es un gran error. Miren, espero que todos se hayan dado cuenta a estas alturas, que estas mascarillas (cubrebocas) hacen la diferencia".

Biden dijo que la creciente disponibilidad de vacunas estaba marcando una diferencia en la contención de la pandemia de Covid-19, pero que era fundamental permanecer alerta, usar cubrebocas, lavarse las manos y mantener el distanciamiento social.

"Lo último, lo último que necesitamos es que un neandertal piense que, 'mientras tanto, todo está bien, quítate la máscara, olvídalo'. Todavía importa", dijo Biden antes de una reunión de intercambio de ideas con legisladores republicanos y demócratas sobre el cáncer.

Biden dijo que más de 511,000 personas habían muerto a causa de la enfermedad en Estados Unidos y que tomaría tiempo hasta que se vacune a todos los elegibles.

Los casos de Covid-19 en los Estados Unidos se mantienen en más de 50,000 por día incluso después de que el gobierno distribuyó más de 100 millones de dosis de vacunas a más de 50 millones de brazos, según datos federales.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, emitió el martes la revocación más radical de las restricciones por el coronavirus en cualquier estado de Estados Unidos, retirando un mandato de uso de cubrebocas y diciendo que la mayoría de las empresas pueden abrir a plena capacidad la próxima semana.

El gobernador de Misisipi, Tate Reeves, también levantó el martes los mandatos de mascarillas impuestos en el estado y eliminó las restricciones relacionadas con las operaciones comerciales.