Sharm El-Sheij. El avión de pasajeros de una aerolínea rusa que se estrelló en Egipto, matando a todas las personas a bordo, se partió a gran altitud, dijo el domingo el principal funcionario de aviación de Rusia.

La nave de la aerolínea Metrojet, que viajaba a la ciudad rusa de San Petersburgo, se estrelló 23 minutos después de despegar de la localidad turística de Sharm el-Sheij, en el mar Rojo, el sábado por la mañana. Las 224 personas que iban a bordo murieron. Todos eran rusos, a excepción de cuatro ucranianos y un bielorruso.

Fragmentos del avión quedaron dispersos sobre una zona grande, lo que indica que se desintegró a gran altura, dijo Alexander Neradko, jefe de la agencia federal de aviación rusa. Él y otros dos ministros del gabinete ruso están en Egipto inspeccionando el sitio del desplome, en una parte remota del norte de la península del Sinaí, donde las fuerzas egipcias combaten una insurgencia islámica.

Sin embargo, Neradko no comentó sobre una posible explicación para lo ocurrido, diciendo que la investigación estaba en curso.

Por su parte, un funcionario egipcio que llevó a cabo una inspección previa al vuelo del Airbus A321-200 dijo que el avión parecía estar en buenas condiciones.

Todos estamos consternados. Era un buen avión. Todo se verificó 35 minutos antes , declaró el funcionario a The Associated Press. Lo más cerca que llegó a estar el avión de sufrir problemas, agregó, fue hace tres meses cuando el piloto abortó un despegue por un error del sistema. Pero eso es casi algo rutinario , explicó.

Sin embargo, una televisora rusa citó el sábado por la noche a la esposa del copiloto del vuelo diciendo que su marido se había quejado del estado del avión. Natalya Trukhacheva, identificada como la cónyuge del copiloto Sergei Trukachev, dijo en una entrevista que una hija lo llamó (al copiloto) antes de que partiera hacia el avión. Él se quejó antes del vuelo (respecto) de que la condición técnica de la aeronave dejaba mucho que desear .

Otro funcionario egipcio afirmó previamente que antes de perder contacto con los controladores aéreos, el piloto lanzó un aviso por radio y dijo que el aparato estaba experimentando problemas técnicos y que tenía la intención de aterrizar en el aeropuerto más cercano.

En tanto, un grupo local afiliado a la milicia radical Estado Islámico dijo que había derribado la aeronave, una afirmación rechazada por el ministro ruso de Transporte. Los extremistas no ofrecieron ninguna evidencia para respaldar su afirmación.

En San Petersburgo, cientos de personas están llevando flores y fotografías al aeropuerto de la ciudad en conmemoración de las 224 víctimas.

Otras personas llevaron aviones de papel, juguetes de peluche y fotos de las víctimas.

Mientras tanto, Emirates, la mayor aerolínea de Oriente Medio, con sede en Dubai, dijo el domingo que no sobrevolará la península del Sinaí, en Egipto, hasta saber más sobre el accidente.

La empresa se une a dos importantes aerolíneas europeas, la alemana Lufthansa y la francesa Air France, que el sábado anunciaron que suspendían inmediatamente sus vuelos en la zona.