Kabul. Un avión militar estadounidense se estrelló en una zona montañosa de la provincia afgana de Ghazni, a poco más de 100 kilómetros de la capital, Kabul.

Los talibanes se atribuyeron el derribo; sin embargo, Sonny Leggett, vocero de los militares estadounidenses  en Afganistán, confirmó en su cuenta de Twitter que efectivamente el avión se estrelló, pero aclaró que “no hay indicios de que el accidente haya sido causado por fuego enemigo”.

Por su parte, el jefe del Pentágono, Mark Esper, comentó que “los hechos se están investigando”.

Al cierre de la edición no se había informado el número de víctimas. Tres funcionarios del gobierno afgano declararon que la aeronave pertenecía a la aerolínea estatal Ariana.