El nuevo presidente de Francia tendrá que implementar de forma inminente nuevas medidas de austeridad para no caer en las normas presupuestarias de la Unión Europea (UE).

De acuerdo con el Financial Times, el nuevo presidente galo tendrá que establecer, de inmediato, nuevas medidas de austeridad para evitar caer en las disposiciones presupuestarias de la UE, tal y como advirtió la Comisión Europea en sus pronósticos económicos de invierno.

Las últimas previsiones económicas de Bruselas muestran que el déficit presupuestario de Francia alcanzará 3.1% del PIB en el 2018, superando el límite de 3% de la eurozona. También hay riesgo de que el déficit supere el límite de este año.

La cuestión de si París debería tratar de atenerse a las normas presupuestarias de la UE o si, en cambio, debería luchar por reformarlas se ha convertido en una de las principales fallas en la carrera presidencial del país.

Los sucesivos gobiernos franceses bajo el expresidente de centroderecha, Nicolas Sarkozy, y el titular socialista François Hollande no han cumplido con los objetivos de déficit. Francia subió por última vez por encima del límite de -3% en el 2007 y se le concedió tiempo adicional para alcanzar el dato impuesto por la UE en el 2015, se le dio al país un extra de dos años para cumplir con el objetivo.

El gasto público de Francia se verá impulsado en los próximos dos años por medidas como salarios más altos para los funcionarios públicos del país, debido a una congelación salarial vencida y el aumento de los costes sanitarios en la segunda economía más grande de la eurozona.

El candidato independiente pro-UE, Emmanuel Macron, ex ministro de Economía, ha defendido las restricciones como una fuente de credibilidad presupuestaria, pero son una bête noire (bestia negra) para los candidatos más radicales de la izquierda.

La extrema derecha Marine Le Pen se ha comprometido a arrancar el marco presupuestario, sacando a Francia de la eurozona y emprendiendo un programa radical de gasto deficitario.

Condena a disturbios

El ministro del Interior, Bruno Le Roux, condenó los disturbios en un suburbio de París que provocó 11 nuevas detenciones, ya que jóvenes prendieron fuego a vehículos y contenedores de basura.

Exhortó a los jóvenes manifestantes a que tengan calma y confianza en las autoridades que investigan las acusaciones de la violación de un joven, de 22 años, que asegura haber sido sodomizado tras su detención el 2 de febrero en el suburbio de Aulnay-sous-Bois. Les pido responsabilidad y confianza en el sistema judicial para encontrar a los culpables de este hecho , comentó.