Los estados de Arizona y Wisconsin certificaron oficialmente este lunes la victoria de Joe Biden en las lecciones presidenciales estadounidenses, consolidando el éxito del demócrata ante Donald Trump, que aún no ha admitido la derrota.

"Hoy firmamos la certificación de las elecciones de 2020 en Arizona", tuiteó Doug Ducey, el gobernador republicano de ese estado que ha pasado al campo demócrata por primera vez en casi 25 años.

Biden obtuvo una estrecha victoria, por un margen de 10,457 votos, en un estado en el que sufragaron casi 3.5 millones de electores.

La secretaria de estado demócrata de Arizona, Katie Hobbs, responsable de las operaciones electorales, dijo que la elección fue "realizada con transparencia, precisión y equidad (...) a pesar de numerosas acusaciones infundadas en sentido contrario".

Más tarde, el gobernador de Wisconsin, Tony Evers, anunció la certificación de la victoria de Biden en un estado que en 2016 votó por Trump.

Arizona también certificó la victoria del candidato demócrata al Senado, Mark Kelly, para que "pueda prestar juramento lo antes posible", subrayó Ducey.

Las certificaciones comunicadas este lunes no necesariamente significa el fin de los recursos de los republicanos ante los tribunales, ya que, por ejemplo, Arizona permite que los resultados sean impugnados incluso después de que hayan sido validados.

De hecho, el equipo de campaña de Trump ha intentado, sin éxito hasta ahora, obstaculizar el proceso de certificación de resultados en estados claves ganados por Biden impugnándolos ante la justicia.