Ginebra. El secretario general de la ONU, António Guterres, lanzó el lunes un “llamado a la acción” contra los ataques a los derechos humanos en todo el mundo. Destacó la persecución de las minorías y los “niveles alarmantes de feminicidio”.

“Los derechos humanos están siendo atacados”, declaró Guterres durante la sesión anual del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Bruselas, y agregó que “ningún país está a salvo” frente a esta deriva.

“Los miedos avanzan” y “los derechos humanos enfrentan desafíos crecientes” en todas partes, dijo, e instó a la comunidad internacional a actuar para invertir la tendencia.

Guterres no citó a ningún país en particular en su discurso, aunque hizo alusiones al conflicto en Siria o la situación de los migrantes que quieren instalarse en Europa. Detalló el caso “de los civiles atrapados en enclaves en regiones arrasadas por la guerra, con hambre y bombardeados pese al derecho internacional”, y denunció los “tráficos de seres humanos, que afectan a todas las regiones del mundo”.

Guterres mostró su preocupación por el “retroceso en los derechos de las mujeres, los niveles alarmantes de feminicidios, los ataques contra los defensores de los derechos de las mujeres y la persistencia de las leyes y las políticas que perpetúan la sumisión y la exclusión”.

“Las leyes represivas se multiplican, con restricciones cada vez mayores a la libertad de expresión, de religión, de participación, de reunión y de asociación”, agregó Guterres.

Bachelet denuncia la crisis de los derechos humanos

La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, pidió una acción urgente para no dejar “a nuestros jóvenes y sus hijos un gigantesco incendio incontrolable de crisis de los derechos humanos que se mezclan y agravan”.

Estos discursos ocurren tras múltiples críticas contra Guterres, acusado de no ser muy incisivo en asuntos de derechos humanos, y de ser blando con los países poderosos como Estados Unidos, Arabia Saudita o China.