A partir de este fin de semana, todos los viajeros que lleguen a Alemania deberán demostrar que están inmunizados contra el Covid-19, ya sea por vacuna o infección previa, o presentar un resultado negativo en las pruebas, informó Der Spiegel.

El plan, recogido en un documento del Ministerio de Sanidad visto por la revista, refleja la creciente preocupación de los dirigentes regionales y nacionales de Alemania por la posibilidad de que el aumento de casos en los destinos turísticos contribuya a alimentar una cuarta oleada cuando los alemanes vuelvan a casa de vacaciones.

"El nivel de incidencia en Alemania es actualmente bastante bajo en comparación con otros estados", señala el documento, fechado el miércoles. "El aumento de la actividad de los viajes corre el riesgo de invertir esa tendencia".

Alemania exige ahora un test negativo o una prueba de inmunidad solo a quienes llegan de las llamadas "zonas de riesgo", "zonas de alta incidencia" y "zonas con variantes del virus", que en Europa incluyen ahora al Reino Unido, España y los Países Bajos.

Las normas también se aplican ahora de forma diferente en los aeropuertos y en los cruces de carretera, y los líderes regionales están dispuestos a hacerlas más coherentes.

En Alemania se registraron 3,142 nuevos contagios el jueves, según su principal organismo de lucha contra la enfermedad, el Instituto Robert Koch de Enfermedades Infecciosas. La media diaria de nuevos casos en el Reino Unido es de casi 30,000.

Tras un comienzo lento, Alemania ha implementado rápidamente la vacunación generalizada, con el 61,3% de la población recibiendo al menos una inyección, lo que ha reducido drásticamente la gravedad y la letalidad de la enfermedad.