Al Qaeda advirtió a Arabia Saudita que pagará por las ejecuciones de decenas de sus miembros, acciones que dijo que eran un regalo de año nuevo a los aliados occidentales de Riad para consolidar el imperio de la dinastía Saud.

Pese a que fue la muerte de un clérigo chií en las ejecuciones del 2 de enero la provocó una crisis diplomática entre Irán y Arabia Saudita, la mayoría de los 47 ejecutados eran milicianos de al Qaeda condenados por ataques con bomba y con armas de fuego en el reino suní.

NOTICIA: Al Qaeda en Siria ofrece 3.4 mdd por la cabeza de Assad

En un comunicado fechado el 10 de enero, la rama yemení de al Qaeda y su subsidiaria en el Norte de África dijeron que Riad llevó a cabo las ejecuciones pese a las advertencias en contra.

"Pero ellos (Riad) insistieron en ofrecer la sangre de los muyahidines como sacrificio para los cruzados en sus fiestas, en Año Nuevo", dijeron los dos grupos islamistas en el comunicado publicado en sus redes sociales.

"Dejemos que esperen por el día en el que Dios sanará los pechos de las familias de los mártires, sus hermanos y todos los que los aman del infiel arrogante", añadió el comunicado.

NOTICIA: EI, escisión de Al Qaeda pero más sanguinario

La rama yemení de al Qaeda amenazó en diciembre con "derramar la sangre de los soldados de Al Saud" si sus miembros eran ejecutados. La pasada semana y tras las ejecuciones, Estado Islámico, un rival suní de al Qaeda, amenazó con destruir las prisiones saudíes en las que hay yihadistas presos.

Estado Islámico ha reivindicado una serie de ataques contra Arabia Saudita desde noviembre de 2014 que han costado la vida a más de 50 personas, la mayoría de ellos chiíes, pero también más de 15 miembros de las fuerzas de seguridad.

erp