Islamabad. HERIDO POR las críticas de Estados Unidos luego del operativo en el cual murió Osama Bin Laden en una ciudad al norte de la capital, el Servicio de Inteligencia de Pakistán podría haber filtrado el nombre del Jefe de Estación de la CIA en represalia, aseveraron funcionarios estadounidenses.

Tras el operativo de los navy seals la semana pasada, todavía continúa la turbulencia en el gobierno paquistaní y los militares. El lunes, el primer ministro, Yousaf Raza Gilani, trató de enviar la culpa a lo que él denominó una falla de inteligencia que permitió a Bin Laden vivir aparentemente sin ser detectado durante años en la ciudad militar de Abbottabad, a sólo 35 kilómetros de Islamabad en línea recta.

Gilani desestimó las acusaciones de la omisión de su país para localizar a Bin Laden, así como la incompetencia o complicidad, llamando dichas afirmaciones absurdas en un discurso ante el parlamento de la nación.

Sí, ha habido una falla de inteligencia , dijo Gilani; sin embargo, aseguró, no es sólo nuestra, sino de todas las agencias de inteligencia en el mundo. El Jefe de Al-Qaeda y la organización a su cargo habían logrado eludir a las agencias de inteligencia mundial durante mucho tiempo .

Este fin de semana, en una revelación que podría tensar aún más las relaciones entre Pakistán y los Estados Unidos, medios de comunicación paquistaníes dieron a conocer lo que ellos aseguraron era el nombre del Jefe de Estación de la CIA en Islamabad. El nombre, al parecer con mala ortografía, fue ventilado el viernes por una estación privada de televisión, ARY, y publicado en el periódico de lengua inglesa de la derecha The Nation el sábado.

En Washington, funcionarios de Estados Unidos declararon que sospechaban que el nombre -aunque erróneo, en parte- puede haber sido deliberadamente filtrado por el Servicio de Inteligencia de Pakistán -conocido como la Agencia de Servicios de Inteligencia- en represalia por las críticas de Estados Unidos, después del operativo que terminó con la vida de Bin Laden. El director de la CIA, Leon Panetta, expuso a los legisladores la semana pasada que el Ejército de Pakistán y los servicios de inteligencia eran cómplices o incompetentes.