Un abogado de Joaquín "El Chapo" Guzmán instó el lunes a una corte de apelaciones de Estados Unidos a revocar su condena, citando una conducta incorrecta del jurado y las condiciones de cárcel a las que fue sometido el capo narco.

La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Estados Unidos en Manhattan pareció receptiva al argumento de que el juez de primera instancia de Guzmán en Brooklyn debería haber investigado si los miembros del jurado siguieron indebidamente el caso en los medios durante el juicio.

Pero fue menos comprensiva con la afirmación de que la condena de Guzmán se vio empañada por dos años y medio de confinamiento solitario en el Centro Correccional Metropolitano de Manhattan, cerrado desde entonces, que su abogado Marc Fernich calificó de "calabozo moderno".

Guzmán, de 64 años, fue condenado en febrero de 2019 por traficar miles de millones de dólares en drogas y conspirar para asesinar enemigos, como líder del cartel mexicano de Sinaloa. Está cumpliendo cadena perpetua en el Supermax de Colorado, la prisión federal más segura, y se le ordenó entregar 12,700 millones de dólares.

La apelación de Guzmán se centró en un artículo de Vice News donde un miembro del jurado dijo que al menos cinco miembros del cuerpo siguieron la cobertura de los medios del juicio y le mintieron al juez federal de distrito Brian Cogan.

"Tienes cinco miembros del jurado que no conocen el significado de un juramento", dijo Fernich. "Si eso no clama por una investigación instantánea, no sé qué lo hace".

El fiscal federal Hiral Mehta respondió que los tribunales no deberían descartar condenas basadas en reclamos anónimos de jurados a medios en línea. "La evidencia aquí no es competente, simplemente no lo es", sostuvo.

Al menos dos miembros del panel de apelaciones de tres jueces sugirieron que eso no era tan claro.

En contraste, el panel cuestionó por qué Guzmán no objetó con más fuerza y antes las condiciones de la cárcel que describió en su sentencia como "tortura psicológica, emocional y mental las 24 horas del día".

Guzmán escapó dos veces de cárceles de máxima seguridad en México, una vez escondido en un carrito de lavandería y otra arrastrándose por un túnel excavado en su celda, antes de ser recapturado en un sangriento tiroteo en 2016.