Catorce países de la Unión europea (UE) decidieron este lunes expulsar a diplomáticos rusos tras el envenenamiento en Gran Bretaña del exespía ruso Sergei Skripal, anunció el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk.

"De forma concertada, 14 países de la UE decidieron expulsar a diplomáticos rusos" anunció Tusk en una declaración leída en Varna (Bulgaria) donde participa en una reunión de la UE con el presidente turco Recip Tayyip Erdogan.

"No se excluyen nuevas medidas adicionales, incluyendo más expulsiones, en los próximos días" agregó.

Alemania, Francia y Polonia expulsaron hasta ahora cada uno a cuatro diplomáticos rusos; la República Checa y Lituania a tres: Italia, Dinamarca y Holanda a dos, y Letonia a uno.

El jueves pasado, durante una cena de trabajo, los europeos acordaron llamar a consultas al embajador de la UE en Rusia por el envenenamiento el pasado 4 de marzo de Sergei Skripal, un exagente ruso, y su hija Yulia, en la ciudad inglesa de Salisbury.

Previamente, en una declaración conjunta en apoyo a la primera ministra británica, Theresa May, estimaron que es "muy probable" que Rusia esté detrás del ataque.

El gobierno del presidente Vladimir Putin ha rechazado desde hace dos semanas estas acusaciones