Entre los adultos mayores en México, 23% de las mujeres y 40% de los hombres tienen una pensión. Del resto de personas, 50%, recibe únicamente apoyo de programas gubernamentales. Tener un trabajo les permite complementar sus ingresos mensuales.