En las vacaciones de verano, generalmente los padres de familia buscan actividades extracurriculares para que sus hijos aprovechen el tiempo.

En ese sentido, Eduardo López, pedagogo de la Universidad Panamericana, comenta que la opción es buscar actividades acorde con las preferencias, gustos, y aficiones de los niños, ya que en muchas ocasiones, los papás deciden y no toman en cuenta al menor.

Si los papás no platican con los niños de sus gustos e intereses, el curso que busquen y contraten en vez de ser un aliciente causará una carga negativa para él, además de resultar un gasto innecesario , afirma López.

Una vez que se han ubicado los gustos del niño o niña, los padres deben preguntarse los beneficios que le traerá al menor las actividades extracurriculares en verano.

Es decir, que si las actividades servirán para desarrollar habilidades inherentes al ser humano como: responsabilidado puntualidad. O bien potenciar aptitudes como disciplina, trabajo en equipo, entre otros.

La búsqueda comienza

Existen opciones como los cursos de verano y los campamentos para realizar actividades lúdicas.

En los cursos se realizan actividades deportivas, culturales, artísticas y de aprendizaje. En ellos, los participantes desarrollan sus habilidades, amplían sus conocimientos, aprenden a socializar, adquieren seguridad personal e independencia, además de conocer e interactuar con otras personas.

Al aire libre

Los campamentos son lugares en donde se puede acampar y pernoctar, dan al niño la oportunidad de desarrollar habilidades de liderazgo y conocimiento sobre sí mismo, explicó Raúl Sánchez Vaca, jefe scout nacional de la Asociación de Scouts de México.

Explicó también que la elección depende del tipo de actividades que se deseen practicar: jugar en grupo, caminatas, fogatas, andar en bicicleta, así como las edades de los pequeños.

Base del éxito

El presupuesto es importante, pero lo que se recomienda es que se adecue a las actividades que le gusten al niño. Éstos no tienen que ser complejos o costosos, ya que ellos se entretienen con cosas muy básicas. Hay actividades para todos los bolsillos, desde un campamento en el extranjero, hasta acudir a centros recreativos en las distintas delegaciones del país.

Prevenir antes de contratar

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) advierte que se deben tomar algunas medidas para contratar actividades para los pequeños.

Visitar las instalaciones para conocer las medidas de seguridad; así como conocer el personal.

Revisar si cuentan con personal y equipo en caso de emergencia médica.

Preguntar qué incluye el servicio (material, transporte, alimentación, etcétera).

Proporcionar números telefónicos del padre o tutor para contacto en caso de emergencias.

Comparar varias alternativas de precio y actividades antes de contratar.

mdionisio@eleconomista.com.mx

Finanzas