La crisis sanitaria y económica derivada del coronavirus afectó las finanzas de todos los trabajadores, incluidos aquellos que son independientes, también conocidos como freelancers.

Ante un escenario económico tan complejo como el actual, cuidar su fuente de ingresos y sus finanzas personales es vital para hacer frente a cualquier emergencia, principalmente para aquellos profesionales que trabajan por su propia cuenta, ya que al laborar de forma independiente, los ingresos no tienen una periodicidad fija y esto impacta directamente en la administración de los recursos.

Juan Carlos Flores, director general de la plataforma de préstamos Doopla, señaló que este tipo de trabajadores deben tener mucho más cuidado porque sus flujos de ingresos son volátiles, por lo que se hace más enfático el tema de las finanzas personales.

Lo anterior, lo saben muy bien José Luis Salazar y Fernanda Ríos, dos jóvenes que trabajan de manera independiente y la pandemia impactó de manera diferente sus bolsillos.

A José Luis, quien es consultor de imagen y moda, la contingencia le ayudó porque pudo trabajar a distancia e impartir cursos en línea de asesoría de imagen; por otro lado, a Fernanda la llegada del Covid-19 le afectó, pues su negocio, que consiste en un estudio de microblanding, tuvo que pausarse. “En mi caso fue muy difícil, yo vivía de las citas, viene la pandemia y me enfoqué en buscar herramientas y capacitarme más”, afirmó la joven experta en temas de belleza.

“Para los que nos dedicamos al freelance, la parte de la administración de gastos es algo que traemos muy aprendido, incluso desde antes de la pandemia, ya que al ser freelancer no es que tengas un sueldo establecido, esta administración que ya teníamos fue la que nos ayudó para que durante la pandemia no tuviéramos que reducir gastos que podrían considerarse extra, pero no lo son”, explicó José Luis.

A decir del director general de Doopla, lo primero que deben de administrar este tipo de trabajadores son sus gastos: tenerlos bajo control o reducirlos, quedándose solo con los necesarios, como la renta y gastos fijos, dejar aquellos que son imprescindibles y que pueden eliminarse sin ningún problema.

Durante el confinamiento, dijo, quizá aumentaron algunos gastos hormiga como la contratación de diferentes plataformas o alimentos a domicilio por el tiempo que se pasa en el hogar, pero ahora es cuando más se debe analizar en qué se gasta el dinero.

“Hay gastos que no son necesarios y que pueden dejarse de lado, es una época que como trabajadores independientes se deben priorizar ciertas necesidades y pensar cuáles se pueden eliminar”, afirmó.

Para Flores, la mejor manera de administrar los recursos es realizar un presupuesto, hacer un análisis de lo que se gasta y desechar algunos gastos innecesarios, incluso sólo de manera temporal.

En tanto, el consultor de imagen aconsejó que una opción es “llevar una libreta donde anoten cuál es su ingreso, cuáles son sus gastos fijos e incluso en esos gastos fijos poner cuánto vas a destinar a compras, para que tenga un estimado de cuánto será su gasto mensualmente y con cuánto se va a estar quedando para tener liquidez”.

Entre más fuentes de ingresos, mejor

Las crisis son áreas de oportunidad, por ello, este tipo de personas que no cuentan con un ingreso fijo, lo mejor es diversificar sus ingresos y no quedarse con una sola fuente para obtenerlos.

“El ingenio y la creatividad no tienen límites, buscar otra forma de obtener ingresos siempre es mejor en caso de perder la principal fuente de trabajo”, aseguró Flores. Una manera de obtener dinero extra puede ser a través de vender productos u ofrecer sus servicios a través de las diferentes plataformas digitales que existen como Freelancer.com, Workana y Upwork, entre otros.

El ahorro, su mejor aliado

Los freelancers deben asegurarse de tener liquidez en todo momento, para esto será necesario ahorrar y establecer metas financieras en distintos plazos.

El director de Doopla indicó que si este tipo de profesionistas tienen buenos ingresos, lo mejor será crear un fondo de emergencia que debe ser entre tres y seis meses de su salario; con ello podrá enfrentar emergencias.

montserrat.galvan@eleconomista.mx